La medicina y sus metáforas, por Sara Landeta

Bellos pájaros pintados en cajas de medicamentos, por Sara Landeta
Curación de imágenes y textos, por Sara Valverde Pinel

Sara Landeta arte 1

Todo trabajo artístico encierra, además de un significado inicial, otro más íntimo y reservado que, luego del primer impacto sensorial, asoma a la superficie e intenta imponer su lugar. Asimismo, el observador que decide detenerse en la pericia más allá de los límites que alcanza su mirada, suele concluir: nada resulta ser sólo lo que es sino también lo que parece o aparenta. Esta dualidad dota a la obra de sentido. Por un lado, hablamos del valor técnico y estético; por otro, de una línea de investigación, pensamiento o reclamo.

Es la metáfora -entendida como dar a una cosa el nombre de otra- capaz de expresar tal dualidad con unidad y armonía. Y, en esta ocasión, es esta figura retórica la elección de Sara Landeta para explicarnos su modo de entender el mundo a través del arte. De entenderlo e interpretarlo. De hacerle frente y darle salida. De justificarlo, también, cuando éste tira de la cuerda y aprieta. Vida y obra se funden en uno sólo hasta lograr la trama perfecta, la misma que instala en el ánimo un extraño estremecimiento que, sin duda, conduce al trasfondo del asunto.

Un modelo individual bastaría para revelar qué hay detrás del proyecto de la artista. Pero Landeta no se conforma y presenta una colección de hasta doscientos ejemplares únicos. Se trata de aves de diferente naturaleza dibujadas a lápiz en el envés de cajas de fármacos. Y ahí, en la yuxtaposición de dos elementos aparentemente inconexos -lo natural frente a lo sintético-, está el sentido de su obra metafórica; y, en ella, el alma oculta. Rica. Inagotable. Eterna.

Aun refiriéndose a disciplinas dispares -Medicina y Arte-, Sara hilvana la historia -¡la suya!, ¡la nuestra!- con destreza y cordura, con sensibilidad y empatía, con creatividad y mensaje. A la perfección. Y nos la entrega en un sólo corazón: sea cual sea la enfermedad diagnosticada, todo paciente ha de sentirse con la energía y vitalidad de un pájaro a la hora de plantarle cara. Porque estos seres alados, pese a asumir muchos de ellos su existencia en cautiverio, nunca dejan de querer volar. Y esa condición innata de voluntad y libertad es lo que les mantiene vivos. Mientras la vida sea.

Sara Landeta arte 2

Sara Landeta arte 3

Sara Landeta arte 4

Sara Landeta arte 5

Sara Landeta arte 6

Sara Landeta arte 7

Sara Landeta arte 8

Sara Landeta arte 9

Sara Landeta arte 10

Sara Landeta arte 11

Sara Landeta arte 12

Sara Landeta arte 13

 

Sara Landeta arte 15

Sara Landeta arte 16

Sara Landeta arte 17

Sara Landeta arte 20

Podemos seguir a Sara Landeta en: Facebook Instagram Galería 6más1

Por Sara Valverde Pinel

Cultura Inquieta logo