Ácidas citas de la obra de Tom Sharpe, el escritor del humor corrosivo

Coleccionista de viejas máquinas de escribir y apasionado de las flores, en especial de las rosas, Thomas Ridley Sharpe, escritor inglés conocido internacionalmente a través de su novela Wilt (1976), sigue siendo el rey del humor corrosivo.

El 6 de junio de 2013 dejó este mundo para irse a otro, que sin duda será menos aburrido si Sharpe ha decidido ponerse a escribir allí.

 

SHARPE CI

 

Inició su carrera literaria como autor teatral y, aunque sus 9 obras se representaron, sus éxitos más sonados corresponden a sus novelas, cargadas de un sutil y fino sentido del humor que lo sitúan en la mejor tradición inglesa del género.
Su libro de mayor éxito fue Wilt (1976). Con anterioridad a este título ya había publicado divertidas novelas como Reunión tumultuosa (1971), Exhibición impúdica (1973), Zafarrancho en Cambridge (1974) y El temible Blott (1975).


Después de Wilt aparecieron La gran pesquisa (1977), El bastardo recalcitrante (1978), Las tribulaciones de Wilt (1979), Vicios ancestrales (1980), Una dama en apuros (1983), ¡Ánimo Wilt (1984), Becas flacas (1993) y Lo peor de cada casa (1996).
Tras nueve años sin publicar una nueva novela, Sharp retomó a su personaje más popular en Wilt no se aclara (2004), título en el que volvía a mostrar sus rasgos más punzantes y satíricos. Seis años después publicó La herencia de Wilt (2010).

 

 o LIBROS DE WILT DE TOM SHARPE ci

Es difícil elegir, pero os dejamos con algunos mordiscos de su ácida y genial obra:

 

"Siempre que Henry Wilt sacaba al perro a pasear o, para ser más precisos, cuando el perro le sacaba a él, o, para ser exactos, cuando la señora Wilt les decía a ambos que se fuesen de casa para que ella pudiese hacer sus ejercicios de yoga, Henry siempre seguía la misma ruta. De hecho, el perro seguía la ruta y Wilt seguía al perro."
- Wilt

Tom Sharpe Wilt Paul Sample

 

"Wilt iba camino de la Universidad de Fenland en su coche. Estaba de un humor de perros porque la noche anterior había discutido con Eva, su mujer, sobre lo que les estaba costando llevar a sus cuatro hijas a un internado cuando, en opinión de Wilt, les iba estupendamente en el Convento, su antiguo colegio. Sin embargo, Eva se había mostrado inflexible: las cuatrillizas tenían que seguir estudiando en el colegio privado. –Necesitan aprender buenos modales, y eso no se lo enseñaban en el Convento. Además, dices tantos tacos que se han vuelto unas malhabladas, y eso no pienso tolerarlo. Están mucho mejor lejos de casa"
 –La herencia de Wilt

 

sharpe culturainquieta25

 

 

 

"Era la semana de inscripción en la Escuela Técnica. Henry Wilt estaba sentado a una mesa de la Sala 467 y observaba, fingiendo interés, la cara de la ansiosa mujer que se encontraba frente a él. —Bien, hay una plaza vacante en Lectura Rápida los lunes por la tarde -dijo-. Si quisiera usted simplemente llenar este formulario... -señaló vagamente en dirección a la ventana, pero la mujer no estaba dispuesta a dejarse engañar.—Me gustaría saber algo más acerca del curso. Quiero decir que eso ayuda, ¿no? -¿Ayudar? -dijo Wilt, resistiéndose a permitir que le arrastrase a compartir su entusiasmo por el perfeccionamiento personal—. Eso depende de lo que usted entienda por ayudar"
 –Las tribulaciones de Wilt

 

sharpe culturainquieta26

 

"Lord Petrefact pulsó el timbre del brazo de su silla de ruedas y sonrió. No era una sonrisa encantadora, pero casi todos los que conocían bien al presidente del Grupo de Empresas Petrefact, que eran un grupo de desdichados poco numeroso, jamás esperaban de él sonrisas encantadoras. Incluso su Majestad la Reina, que, contra su juiciosa opinión, se dejó convencer por un nada escrupuloso primer ministro y acabó concediendo a Ronald Osprey Petrefact un título honorífico, pensó que su sonrisa era casi amenazadora"
 –Vicios ancestrales

 

sharpe culturainquieta27

 

"La ambición de Timothy Bright era hacer fortuna. Lo habían educado en la creencia de que todos los Bright la habían hecho y le parecía de lo más natural suponer que ése era también su destino. Siempre había vivido rodeado de las pruebas de éxitos familiares: las casas que habitaban todos los Bright que conocía, los muebles de esas casas, los terrenos en que se asentaban con sus jardines ornamentales, los retratos de sus antepasados Bright en las paredes de las mansiones Bright y, sobre todo, las historias que contaban los Bright acerca de sus ascendientes, cuyas gestas a lo largo de siglos les habían valido amasar las riquezas que permitían a los Bright contemporáneos vivir tan confortablemente"
 –Lo peor de cada casa

 

sharpe culturainquieta30

via Huffington Post

Cultura Inquieta logo