Almuerzo para dos: una bonita historia de generosidad

Estamos totalmente seguros de que el mundo funciona gracias al amor, la empatía y la generosidad que en pequeñas dosis y en pequeños actos hacia al prójimo pueden hacer que, algún día, el planeta sea un sitio en el que merezca la pena vivir, un lugar lleno de cosas que hagan que la vida valga la pena.

Mikal Theimer intenta fotografiar a su novia, pero nunca le deja

La humanidad se divide en dos tipos de personas: los que enloquecen cuando ven una cámara y posan con perfección medida y controlada, sabiendo qué ángulos deben resaltar, y los que ante un objetivo tensan todos los músculos de su cuerpo, apoderados por un sudor frío, o adoptan una mueca forzada antes de optar por taparse con lo primero que tengan a mano.

Suscribirse a este canal RSS

logo

    

 

Uso de cookies. Utilizamos cookies de terceros que analizan de forma estadística el uso que hace de nuestra web para mejorar nuestros contenidos. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.