mar

Un viejo buque de 102 años convertido en un bosque flotante en la bahía de Sidney

Este increíble bosque flotante de 102 años de edad, es el resultado de 40 años de crecimiento de los árboles de mangle en la bahía de Homebush, en Sidney. El SS Aryfield es un barco abandonado usado en la Segunda Guerra Mundial que fue dejado en la bahía tras el cierre del astillero de desguace. El oxidado casco de la nave es ahora el hogar de una exuberante vegetación, incluyendo árboles completamente desarrollados de mangle. ¡Qué increíble paisaje!

Surfeando con neoprenos que parecen trajes de vestir

Si vas a correr el riesgo de ser comido por un tiburón, bien puedes hacerlo con estilo, ¿verdad? Quiksilver Japón ha lanzado una línea de fantásticos trajes de neopreno que parecen trajes reales.
Llamada True Wetsuits, la línea incluye camisas, pantalones, corbatas y chaquetas hechas de materiales secado rápido y que "se pueden llevar desde casa a la playa y de la playa a la oficina sin ninguna necesidad de cambiarse".

Roxy Russell diseña maravillosas lámparas medusa

La diseñadora californiana Roxy Russell espera que su colección de lámparas de medusas, literalmente ilumine el problema de la contaminación por plásticos en los océanos y mares. Es un noble deseo, aunque ella misma reconoce que resulta irónico, ya que las brillantes lámparas también están hechas de plástico. Sin embargo, como ella dice: "... el PET (no) es un material malo, lo es la forma en que lo usamos". Plástico o no, estas etéreas lámparas medusa son hermosas.

Majestuosas olas marinas convertidas en jarrones

Marsha Blaker y Paul DeSomma, dos artistas de la galería de arte en cristal, Kela,  en Kauai, Hawaii, tienen un talento único para captar la potencia y los movimientos del mar.  Sólo una mirada más detallada, hace que podamos distinguir estos impresionantes jarrones de olas marinas, de las olas reales.

La majestuosa fuerza de las olas del océano

"Mi nombre es Warren Keelan y creo imágenes del océano. Al crecer en la costa sureste de Australia, desarrollé un gran amor hacia el océano y su belleza y maravillas. Pero sólo durante los últimos 4 años, desde que tengo cámara digital, he podido dedicar tiempo a capturar lo que creo que son momentos especiales en el mar.

Cultura Inquieta logo