La divina belleza, un paseo por las fascinantes Pisa, Siena y Florencia

La toscana es uno de esos rincones que enamoran los ojos y los corazones de los que pisan sus verdes campos y sus históricas ciudades.

Perfumada por el mediterráneo, llena de sol, de valles y montes. Esta región al noreste de Italia alberga cultura, historia y arte, además de una de las mejores gastronomías del país.

Os proponemos un paseo por tres de sus más conocidas y bellísimas ciudades.

 

 14961708888 d32414d678 k

 

1. PISA, la gran sorpresa

Además de lala archiconocida Piazza del Miracolli, Pisa tiene unos rincones maravillosas para descubrir paseando.

A la ribera del Río Arno y a orillas del mar Tirreno, emerge Pisa con aire etrusco, decadente y con cierta nostalgia de pasados mejores...

Por sus calles, lugareños en el mercado, bicis, gritos desde una ventana agrietada , universidad esperando el otoño y a los estudiantes que llenen las trattorias y sus cafés...

15059820259 0b14f394b0 k

15125286016 07af99edaa k

 

2. FLORENCIA, La Divina Belleza.

Si lo que nos gusta es perdernos por las calles sin saber muy bien a dónde ir y dejarnos sorprender por plazas, rincones llenos de plantas, por palacios renacentistas, y por arte, que nace como plantas en un jardín salvaje, esta ciudad nos enamorará…Hablamos de la ciudad eterna de la dinastía Médici...
Al llegar a la Piazza de la Signoría, es posible que nos quedemos fascinados. Es una maravilla, un museo al aire libre, tan espontáneo y natural que nos sacude el corazón.

Nos quedamos con el ambiete de la Piazza Santo Spirito, sitio ideal para comer o tomar unas cervezas en la escalinata de la iglesia que corona la plaza.

Por supuesto nos encandilaremos con Santa María del Fiori pero desde las callejuelas estrechas que convergen en  Il Duomo, ver la cúpula majestuosa sobre los tejados de los palacios ennegrecidos por la historia, es una visión mágica y casi irreal.

Y como no, nos quedamos con el anochecer en la Piazza del Santo Croce, donde siempre hay músicos que acompañan a los que cenan a la luz de las velas en cualquiera de las trattorias que salpican la plaza...

De ahí podemos caminar por la calle Verdi que renace al caer la noche a la vez que se encienden las luces de sus teatros...

14959799600 0ccb841995 k

 

Nos quedaremos también con los carteles nostálgicos de Martini al lado de las cúpulas barrocas, con el paso caótico de sus bicicletas atravesando los puentes, con sus barrios desconocidos donde convergen los abuelos y los artistas en torno a un mercadillo de recuerdos viejos y mapas descoloridos, y con la panorámica al amanecer de Florencia con sus colinas desde la Piazza Miguel Angelo.

 

toscana culturainquieta

 

10411187 10152377831742012 8947393736339456890 n

14959821660 04591aeba9 k

15223568056 26e5ac9862 k

14959814460 e7e7ddf65b k

 

Y sobretodo, nos quedaremos con las ganas de volver a Florencia....

 

3. SIENA, La ciudad de las tres colinas

La última parada la haremos en la pasmosa ciudad de Siena;  pequeña, armónica, honesta con el que viene y con el que es de allí, repleta de  vespas que ruedan sin parar por sus calles medievales que son las que nos recuerdan el arquetipo maravilloso que tenemos de Italia,  con sus mujeres con mandil barriendo la puerta de casas que adornadas con flores, son protagonistas de los encuadres de los viajeros creando en la memoria postales que difícilmente podremos olvidar.

15125261036 e88e773713 k

14961689517 fd09ff559e k

siena culturainquieta

15247033775 66d6eb651c k


Volveríamos a comer en Malborghetto , una trattoria con aspecto de merendero, con sus manteles de cuadros y vistas a la torre de la Plaza del Campo y a tomar café en el bar de los jubilados.  Nos pasaríamos todas las noches de verano sentados en la Plaza viendo a los niños corretear mientras tomamos un helado. Es encantadora y romántica en cada parte, y emana tradición y costumbrismo.

Siena es para asomarte y ver el atardecer toscano cada día del año, tiene una luz mágica y todos sus rincones huelen a ropa limpia y a tomates fritos…

Por 

Cultura Inquieta logo