¿Cómo hubiera sido la vida de ilustres personajes si hubieran tenido un smartphone?

Somos conscientes de que los smartphones han llegado a nuestra vida para revolucionarla. Nos ayudan a conectar nuestra historia con otras más lejanas. Han irrumpido para cambiar nuestra manera de mirar y de sentir. Tenemos el poder de salir de nuestro entorno y proyectarnos más allá del universo. Somos los nuevos individuos del renacimiento, nos hemos convertido en grandes fotógrafos, pintores, chefs, curadores de belleza y en cronistas pulcros de nuestro día a día.

¿Alguna vez nos hemos preguntado qué hubiera sido de los personajes más destacados del siglo XX si hubieran tenido el nuevo Samsung Galaxy A 2017? ¿Cómo se expresarían, de qué modo usarían las redes, hubieran creado de una forma distinta? ¿Serían unos influencers, tendrían una millar de seguidores en Twitter, estarían enganchados a Instagram? ¿Serían carne de cañón para los temibles haters?

 

1. Por ejemplo, nos vamos a 1968. Un tal Armstrong y Aldin pisan por primera vez la superficie lunar (los ordenadores de a bordo tenían menos capacidad de procesamiento que un moderno teléfono móvil). ¿Os imagináis cómo hubiera sido esa legendaria llegada a la Luna retransmitida en streaming con su pedazo de cámara de 16 megapíxeles? Toda la Humanidad sin respiración, apreciando todos los detalles, cada movimiento, cada paso ingrávido, hubiera sido el mayor hito planetario de todos los tiempos.

Amstrong y Aldin y un selfie subido a instagram para el mundo y la eternidad.

 

Armstrong Aldin Collins ORO

 

2. Y Andy Warhol, ¿qué hubiera sido del icónico padre del pop art? ¿Hubiera sucumbido de lleno a las redes? Estamos seguros de que no hubiera podido vivir sin su Samsung y que plasmaría cada objeto cotidiano y cada momento en su mítico estudio The Factory, situado en el Midtown de Manhattan. The Factory fue conocido, además de por atesorar la mente creativa de Andy Warhol, por las grandes fiestas en las que reunía a todos sus amigos; los llamados Warhol Superstars. No nos cabe duda de la generosidad de Andy y de cómo habría fundido sus ahorros con Samsung Pay invitando a copas a sus amigos. ¡Viva la vida!

Andy sería, junto a su colega Roy Lichtenstein, sin duda agitadores de la cultura, reyes del diseño, cool hunters y por supuesto, chicos Almodóvar.

 

Andy Warhol1 

 


3. Vivian Maier, la fotógrafa aficionada que jugaba a ser invisible. Con su cámara Rolleiflex retrataba compulsivamente la vida que, probablemente, no se atrevía a vivir. Pero, ¿y si la genial Vivian hubiera tenido una cámara frontal con un gran angular y con una cantidad de filtros para elegir? ¡Hubiera flipado! Sabemos que le encantaba hacerse autoretratos, aprovechando cualquier reflejo, espejo, incluso sombras. Tendría varios perfiles en instagram, uno donde captaría cada latido de su ciudad y nos regalaría fotos maravillosas y llenas de vida y de color. El otro, más personal, íntimo y repleto de poesía.

Ya no sería invisible, sería una influencer de moda, una chica llena de vida, a la que le seguiría encantando ir al cine, coleccionar zapatos, emocionarse con casi todo y retratar su universo.

 

vivian maier.1jpg

 

4. ¿Y Franz Kafka con un Samsung Galaxy A 2017? El escritor que escribía como otros respiraban, tendría la cuenta de Twitter más excéntrica de toda la red. Seguiría con esmero a sus grandes ídolos:  Cervantes, Dickens y Flaubert. Además de desahogarse con sus followers sobre su precaria salud y líos familiares, Franz habría publicado su relato "La Condena" dividido en tweets de 140 caracteres para deleite de todos los que amamos al chico frágil, de ojos grandes y creador de su propia Metamorfosis.  

Sabemos que Franz tenía un lugar favorito para pensar y crear, pasaba horas en el escusado y en la bañera, donde lavaba sus penas, ¡lo que hubiera disfrutado con la certificación IP68, el sistema que protege el móvil de polvo y salpicaduras! No decimos nada y lo decimos todo...

Franz tendría una fanpage de autoayuda en Facebook y una cuenta en Tinder para buscar un amor eterno, más allá de las palabras en papel mojado. No podría haber escrito tanto sobre la soledad.

 

Kafka

 

Si el hoy hubiera sido ayer, el sol y las estrellas hubieran brillado igual pero todos los hubiéramos podido disfrutar intensamente, en el mismo instante, a todo color, en cada rincón, con toda la emoción, con toda la magia y la poesía que tiene estar conectados con la vida.

Gracias a Samsung Galaxy A 2017

Cultura Inquieta logo