Nueva York, la ciudad donde ser libre

La gente en Nueva York se mira y sonríe. De eso te das cuenta nada más ponerte a caminar por sus calles. De eso y de que su alma es chocolate negro puro. ¿Qué tendrá la ciudad de los rascacielos para enamorar de esa manera? 

 

AMBIENTE INAUGURACION SEAGRAMS 43 

 

Seagram´s Gin junto a el Gran Hotel Inglés, abre sus puertas al mundo con un maravilloso propósito: traer el espíritu neoyorquino al corazón de la capital. 

Nueva York es una ciudad viva como ninguna, amable, diversa, tolerante, cultural y sorprendente. En Nueva York la sensación de ser libres es tan real como la belleza de sus contrastes. Porque además de sus gigantes de metal, anchas avenidas, postales de cine y jardines afrancesados... Nueva York, es una ciudad infinita en cuanto a emociones, sensaciones y experiencias por vivir.

 

 

seegrams3

 
Esto bien lo sabe Seagram´s Gin que, una vez más, nos acerca la energía única y toda el esencia neoyorkina para que la disfrutemos sin prejuicios y con las alas suficientemente extendidas para sobrevolar los 1.214 kilómetros cuadrados que dan forma a la ciudad que no quiere dormir jamás.

El pasado jueves, día 21 de marzo, tuvimos la oportunidad de sentir en nuestra propia piel, la experiencia de vivir el sueño de la Gran Manzana y que Seagram´s Gin ha querido instalar en este precioso hotel, situado en pleno Barrio de las Letras. Nada más pisar su hall, empezamos a poner a prueba nuestros cinco sentidos.

 

HIGH ENERGY ACTUACION 31

 

La vista: la belleza lo abraza todo en el mítico hotel, mires donde mires. Elegancia y encanto se dan la mano para envolver cada uno de sus rincones.

El oído: no sabíamos la cantidad de veces que íbamos a emocionarnos con las canciones que nos llevarían de la mano, directamente y sin pasar por cabina y atravesar la estratosfera, a cada butaca de Brodway.

El olfato; el ambiente se mezcla con los olores interminables de la cocina neoyorquina, disfrutamos saboreando cada bocado desde nuestra mesa (situada imaginariamente en el barrio de Harlem). Bocados que nos hablan de multicultura, de variedad, de riqueza, de convivencia.

El gusto: ¿A qué sabe Nueva York? Pudimos hacernos una idea al probar los maravillosos pasteles de Magnolia Bakery, el perfecto maridaje con la degustación de cócteles a base de Seagram´s Gin y de dosis de cariño.

El tacto: la piel se nos iba a poner de gallina al son del piano de Alicia Keys, de Lady Gaga y, cómo no, de Sinatra.  Los acordes de sus melodías nos iban a transportar a Harlem para experimentar una experiencia mística y cultural a golpe de Gospel y de recuerdos de las grandes estrellas que dejaron su voz y su alma en el teatro Apollo.

Una noche inolvidable, mágica, divertida y emocionante. Una noche que se extiende en el tiempo (desde el 22 de marzo hasta hasta el 14 de abril en el hotel), periodo en el que podremos disfrutar de las mejores coctelerías de Manhattan, de un Bingo Brunch y hasta la icónica Magnolia Bakery. El New York Show podremos vivirlo hasta el 6 de abril.

 

16 SEAGRAMS NY MAGNOLIA BAKERY THE CARRIE CUPCAKES DOZENMagnolia Bakery

 

Porque es la popular pastelería neoyorquina, escenario de una de las secuencias míticas de Sexo en Nueva York, la propuesta estrella de esta edición, que llega por primera vez en Europa con la recreación visual de la icónica tienda y algunas de sus elaboraciones más características. De lunes a domingo se podrá disfrutar de un auténtico Brownie o del delicioso Banana pudding.

 

Ny cultura inquieta

  

Os invitamos a vivir la experiencia en el Gran Hotel Inglés, como lo hicieron en su día literatos como Clarín, Valle-Inclán, Galdós y Virginia Woolf, o la célebre cupletista Raquel Meller que dejaron una parte de su historia en este centenario hotel.

Porque Nueva York desprende una energía especial y vibra de manera única. Porque desde cualquiera de las orillas del Río Hudson podremos ver de unas de las mejores vistas que disfrutaremos en nuestra vida, porque es una ciudad para hablar de sueños, una jungla de posibilidades, una catarsis para desnudarnos, para despojarnos de prejuicios, para ser libres, para ser felices.

Y porque, conforme se esconde el sol, se van enciendo las luces que dan la bienvenida a la noche, a los secretos y al amor por la vida. 

 

 

 

" Todo lo que sucede en Nueva York, no se queda en Nueva York" De Madrid a Nueva York y de Nueva York al cielo. 

Gracias a Seagram’s Gin por darnos alas para volar.

 

Cultura Inquieta logo