Un asilo en Suiza trata a sus pacientes con marihuana

No podemos evitar viajar hasta la escena de la comedia inglesa "El jardin de la alegría" en la que Grace, la protagonista, decide cambiar sus tiernas orquídeas por el cultivo de marihuana.

 

el jardin de la alegria

 

En Tilleuls, un asilo ubicado en Ginebra, el té no es la única forma de relajarse. Desde finales de 2017, los pacientes son tratados con CBD (cannabis con menos del 1% de THC) como parte de un estudio llevado por los Hospitales Universitarios de Ginebra.

Los residentes que participan en el proyecto son pacientes que han llegado a un límite terapéutico, según reporta un periódico local. Cuando todas las opciones, incluso los medicamentos con efectos secundarios, fallan para aminorar el dolor muscular, algunas gotas de aceite de CBD son muy eficientes. De acuerdo al personal del asilo, los efectos son visibles en los pacientes, muchos de los cuales padecen desórdenes cognitivos. Sus familiares coinciden.

 

 

(© Manon Allard/Getty Images)

 

Durante la fase de prueba, llevada a cabo en colaboración con los Hospitales Universitarios de Ginebra y la Oficina Federal de Salud Pública, los doctores registraron una notable disminución en el dolor muscular y la ansiedad en los pacientes tratados con CBD.

Ahora se está considerando generalizar este tipo de tratamiento. Además, varios estudios médicosdemuestran que la marihuana tiene efectos positivos para calmar el dolor, evitar el estrés, las náuseas y los espasmos musculares.

 

3 71 1024x683

 

Se ha demostrado que el cannabis terapéutico es más efectivo y con menos efectos secundarios que los relajantes musculares tradicionales”, dice James Wampfler en Le Matin Dimanche. 

Además algunos pacientes dejaron de toser otros ahora pueden levantar sus brazos. Liliane ha estado viviendo en Les Tilleuls durante cinco años. Su esposo, Roland Zosso, de 78 años, aprecia los efectos del cannabis en su esposa:

Me siento más tranquilo. Antes, ella estaba triste cuando me fui e incluso sentí que estaba llorando”, dice a Le Matin Dimanche.

 

 

 

Cultura Inquieta logo