DCODE, ese superpoder llamado música

Nos resisitimos a que termine el verano y nos aferramos a él a través del cordón umbilical de la música. Nos fundimos con el Sol en los últimos atarcederes, y una vez más, de la mano de Tuents by Tuenti, la moneda de los festivales, hemos volado hacia un lugar en el que estar y ser felices, hablamos del DCODE.

 

amaral dcode 2019 salto al colorAmaral por Mariano Regidor

 

DCODE podría ser un festival “estela de cometa”, porque que se celebra durante los últimos coletazos del verano, cuando los días empiezan a ser más breves pero las ganas de seguir disfrutando siguen intactas. Las estelas de cometa nos recuerdan mucho a los superhéroes y los superhéroes a tener poderes.

Por eso, entre millones de cosas más, hemos querido comprobar de primera mano qué cualidades extraordinarias os gustarían tener- o tenéis- en un festival o en vuestra vida diaria. 

 

David Fernándezthe Cardigans. David Fernández (EFE) 

 

Bajo un cielo sin nubes y un auditorio vibrando a 30 grados, os hemos puesto la capa de super héroes para que volárais durante unos segundos sobre las 20.000 personas que pasaron por el recinto de la Ciudad Universitaria el pasado 7 de septiembre. 

Comprobamos insitu que hay un superpoder en cada uno de vosotros. Lo sabíamos; el de ser invisibles para así poder vivirlo todo sin intromisiones, el de volar sin alas cuando toca nuestra banda para nosotros solos, el poder de estar en mil sitios a la vez, e incluso, el de viajar a otras épocas, a otros mundos. El superpoder de la paciencia, el de hacer la vida mejor a los que nos rodean e, incluso, el de desaparecer. ¡Qué divertido ha sido estar con vosotros, super héroes y heroínas de todas las clases!

 

 

Con un cartel diseñado para diferentes paladares, el DCODE nos ha regalado momentos inolvidables sobre el escenario. Dede el set de Eels, que nos ha confirmado que Everett es, además, un francotirador de canciones oscuras directas al corazón.

Hasta la aparición en escena de The Cardigans y la belleza boreal en todas sus acepciones y el feliz descubrimiento de talentos emergentes como la barcelonesa Gabriela Richardson, toda una explosión de pop electrónico tan elegante como adictivo.

Una jornada maratoniana capaz de congregar a melómanos consagrados, conversos apasionados, nostálgicos y a vanguardistas por igual. Un revival que combina a la perfección a bandas de culto con las que afinan con acordes de futuro.

  

EELS DECODEEels por David Fernández (EFE)

 

Nadie pudo "dejar" de volar, como dice La Casa Azul que, como es habitual, hizo levitar a su público a golpe de himnos compuestos con el tejido que se compone la plenitud de sentirse vivos. Porque, ¿hay mejor superpoder que el de estar a solas, frente a frente de tu banda favorita, sin nadie alrededor, solos y flotar? 

Eso es lo que hemos hecho durante esta aventura junto a Tuenti, que además de acompañarnos, nos ha hecho disfrutar cada vez más de la experiencia festivalera. Porque Tuents by Tuenti, la moneda de muchos festivales, además de servir para pagar en el festival, tienen más vida cuando éste termina, porque con el código impreso en ellos podremos conseguir descuentos y entradas una vez finalizado.

Como ya sabemos, si eres cliente de Tuenti podrás conseguir entradas dobles para festivales. Y además, seas o no cliente de Tuenti, puedes acceder a descuentos en marcas seleccionadas (Uber, Just Eat, Ticketea, UndërWood y eDreams). ¡Así que todos tenemos beneficios! ¡Estos si que son superpoderes!

Gracias Tuenti por llevarnos de la mano a vivir esta experiencia musical que se ha ido convirtiendo, poco a poco, en vital e inolvidable.

¡Larga vida a la música, siempre!

 

Cultura Inquieta logo