Manual de uso para una joyería coherente

Seguimos en nuestro periplo por volver a ilusionarnos, por volver a creer y crear un estilo de vida y valores diferente a este que, hace ya tiempo, nos pide una revolución individual para conseguir un cambio colectivo.

 

C Enric i Roc K5I6865 CMYK

Foto: Majoral

 

Nuestro viaje nos lleva esta vez físicamente al barrio barcelonés de Poblenou, una zona tradicionalmente industrial reconvertida en un hervidero de tecnología y creatividad... pero, mentalmente, viajamos a la isla de Formentera.

Allí nació, a mediados de los años 70, Majoral, el proyecto personal de Enric y Dolors como respuesta a una necesidad vital de expresarse. Y de buscar una forma de vida en contacto con la naturaleza.

Enric, al acabar las obra de un hotel en la isla en las que trabajaba como arquitecto técnico, se dio cuenta de que no acababa de estar contento con aquello a lo que se dedicaba. Así,  de forma completamente autodidacta, comenzó a hacer joyas.

De esta forma empieza esta bonita historia, con la venta de algunas piezas en un par de mesas en las calles y mercadillos de Formentera, que al final llevó a Enric a ser elegido como Premio Nacional de Artesanía en 2007 y a que Majoral tenga una exposición permanente en el Museum of Arts and Design de Nueva York.

 

IMG 5918 copia

Foto: Majoral/ Cultura Inquieta

 

Joyas vivas hechas con líquenes del acantilado de La Mola, reinterpretaciones de piezas tradicionales payesas... desde los años 70 y con la isla de Formentera y el mar Mediterráneo como inspiración, esta firma de joyería artesanal apuesta por materializar aquello que les hace felices de una forma coherente con su filosofía de vida.

Sus valores de entonces siguen siendo los de ahora. Esos que Roc, hijo de la pareja, junto a Francesc, también parte de la empresa desde aquellos primeros años en la isla, están llevando a cabo en el estudio ubicado en Poblenou.

Además de la proximidad con sus clientes, el ecologismo está presente tanto en sus diseños como en su filosofía; ser honestos es esencial en todo momento, no solo en lo que cuentan, sino en todo lo que transmiten.

"Al ser una empresa fuera de lo común, sobre todo en nuestro sector, nos han tachado un poco de todo. De locos, de soñadores... entre la gente que hace joyería comercial se nos considera contemporáneos o artísticos y entre la gente que hace cosas más artísticas nos ven comerciales", explica Roc. "Sí, soñamos, pero soñamos con hacer cosas diferentes y sobre todo con estar contentos con lo que hacemos, con tener la conciencia tranquila", continúa.

"Siempre hemos estado muy orgullosos de completar el círculo. Nosotros diseñamos, producimos y vendemos nuestras propias colecciones, por lo tanto, de alguna manera somos independientes. Soñamos con poder seguir siendo así en un futuro".

 

 MG 0072

Foto: Cultura Inquieta

 

Anécdotas aparte, como la de que el peluquero Llongueras fuera uno de los primeros en animar a Enric a seguir diseñando, tienen muy claro quién lo hacen posible: "el principal apoyo siempre ha sido encontrar y contar con un gran equipo que ha formado Majoral. Toda la gente que ha estado con nosotros ha ido dejando su grano de arena", nos cuenta Roc.

Actualmente, este equipo está formado por unas 23 personas, entre las que trabajan en el taller y las tiendas.

Creen firmemente que hay que ser consecuente en todo: "No puede ser que cuando salgas de casa vengas de un mundo diferente al que entras cuando vas a trabajar. Esto no es bueno para la mente, tiene que ir todo en consonancia". Por eso, hace ya un tiempo que decidieron apostar por certificación Fairmined que asegura unas condiciones social y ambientalmente responsables en la minería y en la extracción de los materiales preciosos que utilizan. Es algo que, hasta hace muy poco, ha sido realmente excepcional en la gran industria tradicional joyera.

En 2013 realizaron una encuesta entre sus clientes habituales: una de las preguntas que se les hizo fue si estarían dispuestos a pagar más (entre un 4 y un 5 % más) por hacer una serie de cambios, entre ellos, el uso de oro certificado. Todos, a excepción de una persona que dijo que se lo pensaría, respondieron que sí, lo que supuso un resultado esperanzador que les hizo darse cuenta de que cada vez todos estamos más concienciados y les indicó el camino a seguir.

 

IMG 5890

Foto: Majoral

 

En 2012 ya habían empezado a trabajar con oro certificado y en 2013, gracias a Triodos Bank, hicieron una inversión importante en el noble metal con garantías sociales (gastan de media unos 6 o 7 kilos al año). En 2014 se convirtieron además en distribuidores de oro Fairmined. Habían conocido la banca ética a través de la contraportada de un periódico que explicaba lo que era Triodos Bank pero, en su primer contacto, obtuvieron una respuesta negativa. 

"Solamente a raíz de estos cambios de gestión, de planteamiento y en los materiales, nos dieron el sí. Cualquier tipo de actividad empresarial, incluida la joyera, que a priori puede estar alejada de la economía social, se puede llevar a cabo de una manera bien hecha", nos explica Francesc. "Triodos Bank no es que nos aporte más tranquilidad o más beneficios, es un tema de estar contentos por estar trabajando con una entidad que cumple y de la que te gusta su manera de hacer las cosas", aclara.

 

 MG 0089

Foto: Cultura Inquieta

 

Creen que, aunque es difícil, otro mundo es posible, o que al menos lo es hacer bien todo lo que se pueda en el camino. "Uno de nuestros principales valores es ser fieles a nosotros mismos y ser muy honestos, tener una voz propia y defenderla. No variar de discurso dependiendo del objetivo. Tener claro qué es lo que quieres hacer y hacerlo. Y soñar, claro", reflexiona Francesc.

Siempre se han autofinanciado bastante bien, el respaldo externo es un apoyo para hacer grandes inversiones que otra cosa. "Para nosotros las entidades bancarias son una herramienta de trabajo más, pero escogemos Triodos Bank por lo que representa, por cómo hacen las cosas", nos explica Francesc. Una forma de actuar orientada a conseguir un cambio positivo dando soporte a proyectos que de alguna forma contribuyan a una mejora social, ambiental o cultural. 

Iniciativas como Majoral tienen un futuro que pasa por seguir reforzando su estructura y seguir en el mismo camino, creciendo de una manera orgánica, intentando seguir haciendo joyas conscientes y vivir de ello.

No necesitan más que eso y estar contentos sabiendo que no causan un impacto grave en el medio ambiente, seguir mejorando y ayudar a que el sector evolucione. Siempre han apostado por el equilibrio, por crecer de una manera que les permita ir asumiendo cambios de una manera natural.

 

majoral formentera 02 848x566

Foto: Majoral

 

De momento, aquí acaba esta experiencia que nos ha llevado por un viaje físico y emocional con destino a la ilusión de creer y ver que otro mundo es posible y que nuestros pequeños gestos diarios pueden contribuir a ello.

Gracias, Triodos Bankpor facilitarnos el conocer proyectos tan interesantes e inspiradores. Ejemplos que nos ayudan a comprobar que, muchas veces, los sueños se hacen realidad.

 

Majoral: Web | Facebook | Instagram

 

 

Cultura Inquieta logo