Una profesora de Valladolid utiliza un curioso disfraz para enseñar anatomía a sus alumnos

Verónica Duque es una profesora licenciada en Filología Inglesa y da clases en el Colegio María Teresa Iñigo de Toro de Valladolid y hace tan solo unas semanas se presentaba así ante sus alumnos.

 

Verónica Duque

 

El pasado 13 de diciembre, Duque llegaba a su clase de 3ºB con una bata blanca para quitársela al poco tiempo y dejar al descubierto -ante sus alumnos de 8 y 9 años- su interior en el sentido más literal. Porque Verónica llevaba puesto un traje de licra que dejaba ver su anatomía: páncreas, estómago, pulmones, intestino, músculos, no faltaba detalle.

"Hubo desconcierto, gritos, aplausos y algunos se taparon los ojos”, explica la profesora. Fue su compañera de 3ºA la que se encargó de hacer las fotos que hemos podido ver en sus redes sociales y que su marido, orgulloso, se encargagaba de compartir en redes sociales.

No se imaginaban que la publicación iba a acumular casi 70.000 "likes", ni que se fuera a compartir miles de veces y mucho menos que su historia fuera a aparecer en medios de comunicación de todo el mundo, "me siento abrumada”, confiesa Verónica.

 

 

La idea del disfraz surgió de casualidad, este verano le saltaba un anuncio de una conocida página de venta online y se decidió a comprar este bañador (eso es en realidad el disfraz) y, más tarde, unas mallas. “Me pareció muy interesante porque se ven los órganos desde atrás, cosa que las láminas no suelen incluir", explicaba la profesora en declaraciones a Verne.

Así que una vez comprado el disfraz esperó a que llegará el momento de explicar los órganos y los músculos en clase para aparecer después con la original indumentaria y reforzar lo aprendido sobre cómo es el cuerpo humano por dentro con algo más práctico.

 

 

Esta iniciativa no es la primera que hacen, pues la propia profesora explica que ella y su compañera Charo intentan hacer una pedagogía práctica y divertida disfrazándose de personajes históricos, utilizando atrezzo o decorando el aula. 

También han llegado a montar coreografías con las que explicar, por ejemplo, las diferencias entre verbos y sustantivos. Son conscientes de que es difícil captar la atención de los niños y apuestan por una enseñanza interactiva y dinámica, que como hemos podido comprobar en algunos de los mensajes que le han escrito, hace que Verónica deje huella en sus alumnos.

Propuestas no les faltan, aunque sí tiempo, pero asegura que seguirá apostando por este tipo de aprendizaje en la medida de lo posible. Sin duda muy de agradecer la dedicación y las ganas de Verónica y Charo en particular y de todos los profesores que día a día dedican su tiempo y esfuerzo a enseñar.

 

h/t: Verne 

 

 

 

 

Cultura Inquieta logo