¿Por qué prestaba mis libros de Murakami pero no los de Lucía Etxebarría?

Recuerdo que en mi época de estudiante, cuando todavía no existían las plataformas en streaming, mi pasión era comprar CD´s y discos de vinilo; frecuentaba la tienda de unos particulares porque charlaba durante horas con ellos y me recomendaban música acorde a la que solía llevarme.

Aunque supongo que el objetivo principal era vender, me daba buena vibra que jugaran conmigo a eso de "si te gusta esto, te va a encantar esto otro" siempre, eso sí, previa escucha; me gustaba que me pusieran un CD y me dejaran escuchar canciones mientras los tres nos mirábamos y asentíamos con la cabeza como aprobando lo que oíamos.

 

Por que prestaba mis libros de Murakami pero no los de Lucia Etxebarria 4

Imagen del Newcastle Chronicle

 

Allí compré mis CD´s de Coldplay, de Alanis Morissette, de Portishead, de Radiohead o de Skunk Anasie pero, un día por eso de mi personalidad dual y geminiana, me sorprendí en aquella tienda cogiendo de una estantería el "Stripped" de Christina Aguilera.

Tras varios minutos revoloteando por la tienda con el disco en la mano y pensando en una lista interminable de argumentos que podría dar para justificar mi elección de aquel día para así evitar miradas inquisitivas o comentarios jocosos, se me encendió la bombilla, la misma que normalmente tengo fundida.

Cuando llegué a la caja, entregué el CD y, en unos segundos tensos que se alargaron hasta la eternidad, pedí que me lo envolvieran para regalo; a partir de ahí todo fue mucho más relajado, volvió a fluir con la normalidad y la familiaridad de siempre.

Al salir de la tienda, tuve una sensación totalmente contraria; por un lado, me iba feliz con mi disco nuevo y con mi capacidad de resolución pero, por otro lado, una pregunta resonaba constantemente en mi cabeza ¿por qué tengo que sentirme culpable por tener ciertos placeres?

 

Por que prestaba mis libros de Murakami pero no los de Lucia Etxebarria 3

 

Desde entonces empecé a convivir con mis placeres culpables aunque me causasen ciertos dilemas. ¿Por qué seguía escuchando a Christina Aguilera o a Ariadna Grande en sesiones privadas de Spotify?¿Por qué en ciertos entornos decía que me gustaba el cine de Woody Allen pero no reconocía mi pasión por series como "Elite" o "Skam"?

¿Por qué prestaba mis libros de Murakami pero no los de Lucía Etxebarría?¿Por qué subía a Instagram mis desayunos con aguacate pero no mis cenas a base de pizza y patatas fritas?

 

Por que prestaba mis libros de Murakami pero no los de Lucia Etxebarria 8

 

¿Por qué seguir renegando de nosotros mismos? ¿A quién queremos impresionar?

No hay un amor más fiel que el que sentimos por nuestros placeres culpables; es algo que todos tenemos intrínseco y es algo de lo que no podemos huír; a lo que no podemos renunciar, porque no, no controlamos aquello que nos gusta y nos hace disfrutar, no controlamos lo que amamos y nadie debería sentirse culpable por ello.

¿Acaso no es el mundo una isla llena de tentaciones? Preguntadle a Estefanía.

Por Luiki Alonso

 

 

Cultura Inquieta logo