Un bar en Alemania da con la idea definitiva para mantener la distancia social obligatoria

La desescalada es un hecho, pero la duda está en si seremos capaces de cumplir las normas establecidas o no. Este bar se asegura de que así sea de una forma de lo más creativa.

 

personas sentadas en cafetería con churros de piscina en la cabeza

 

Jacqueline Rothe, propietaria del "Café Rothe Schwerin", en Alemania, ha tenido la ingeniosa idea de repartir entre sus clientes sombreros diseñados con churros de piscina —también conocidos como "corchopanes"—con la intención de mantenerlos separados entre sí.

Una manera ingeniosa y divertida de recordarnos que debemos respetar la distancia marcada por la OMS, aunque tenemos que decir que en realidad esta medida fue solo una divertida broma de Jacqueline con la que celebrar la reapertura de su cafetería y que no se convertirá en algo habitual. 

 

personas sentadas en cafetería con churros de piscina en la cabeza

 

Lo que si se ha hecho en este bar, que también ofrece a sus clientes tartas y pasteles, tal y como marcan las leyes de la "nueva normalidad" es reducir el aforo de su terraza y mantener una distancia de un metro y medio entre las mesas. 

Es hora de volver a salir a las calles y juntarnos con nuestros seres queridos, pero sin olvidar que aún debemos proteger, protegernos y, sobre todo, hacer uso de la prudencia y el sentido común.

 

terraza café

pasteles y tartas

 

 

 

 

Cultura Inquieta logo