Indonesia condena a los que no lleven mascarilla a cavar tumbas para los fallecidos por coronavirus

Las autoridades de una localidad costera de Java decidieron que quienes incumplan las normativas sanitarias adoptadas para combatir el coronavirus cavarán para enterrar a las víctimas del COVID-19.

 

indonesia covid cementerio
Foto: zumapress.com

 

Gresik es una pequeña localidad indonesia ubicada en la isla de Java, donde la gente lleva tradicionalmente una apacible vida a orillas del mar.

Las autoridades locales han tomado medidas tan desconcertantes como duras para convencer a los reacios a ponerse las mascarillas en público tal y como obliga la ley.

Según una información publicada por el diario The Jakarta Post, ocho personas han sido condenadas recientemente a cavar tumbas para los fallecidos por COVID-19 como castigo por negarse a seguir los protocolos sanitarios establecidos para enfrentar la pandemia del coronavirus.

La medida se lleva a la práctica en el cementerio público de Ngabetan, una villa de Gresik. "En estos momentos tenemos solo tres excavadores disponibles, así que creo que debemos poner a estas personas a trabajar con ellos”, dijo el jefe de distrito, identificado como Suyono. Las autoridades locales aseguraron que se ocuparán especialmente de evitar que los renuentes a respetar las medidas de seguridad contra la propagación de los contagios participen en los sepelios.

 

indonesia covid cementerio 2

 

El plan es dividirlos en equipos que asistan a los profesionales de la excavación. Uno cavará la tumba y el otro instalará tablas para acomodar los ataúdes, dijeron las autoridades. "Esperamos que esto genere un efecto que logre detener las infracciones”, dijo Suyono. El número de infectados no ha dejado de crecer en la región, lo que ha llevado a los encargados a tomar determinaciones más estrictas para intentar frenar el alza de contagios.

Según la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, en Estados Unidos, Indonesia registraba hasta el pasado14 de septiembre un total de 221.523 casos, con poco menos de 8.900 muertes. Sin embargo, en las últimas semanas el número de contagios se ha incrementado visiblemente y solo este lunes se añadieron poco más de 100 muertos a las estadísticas. Los expertos temen que el total de nuevos casos, así como de decesos por COVID-19, esté subrepresentado en las estadísticas oficiales.

 

 

Cultura Inquieta logo