Fran Ventura recorre el mundo con su bicicleta para mejorar la vida de los niños y niñas de la India

Este realizador de RTVE buscaba con hacer algo diferente que le diera sentido a su vida más allá de sus ambiciones personales, así que emprendió un viaje alrededor del mundo en bici con un fin solidario: lograr cambiar cientos vidas en la India.

 

fran ventura1 

Fran Ventura, recorriendo el mundo en bicicleta en su solidaria aventura

Más de 30.000 kilómetros en 5 etapas para cumplir en el que ya se ha convertido su sueño personal y que realiza de la mano de la Fundación Vicente Ferrer (FVF). Institución a través de la cual Fran apadrinaba en 2016 a Nandini, que en sánscrito significa “la que da la felicidad”.

Esta niña de diez años vive en Byrepalli, una aldea muy humilde de Anantapur, en el sur de la India. Su padre es agricultor, pero no tiene tierras propias. Su madre ayuda a la Fundación en varios proyectos de la aldea donde viven, en asistencia sanitaria básica, nutrición y derechos de las mujeres”.

“Nandini me manda dibujos y yo le mando cartas en las que le voy contando el mundo que voy encontrando a mi paso, mientras viajo en bicicleta. Espero poder conocerla en persona", explica Ventura. Ese es su objetivo para la próxima etapa, seis años después de su primer viaje en 2014, aquel que empezó en el kilómetro 0 de la Puerta del Sol de Madrid y finalizó en Anantapur, en el sur de India.

 

Los informativos de La 1 de TVE, haciéndose eco de la maravillosa y solidaria aventura de Fran Ventura:

  

fran ventura
Fran Ventura, en India

 

Fueron siete meses intensos, quince países recorridos y catorce mil kilómetros pedaleados, pero de ellos nació el documental  “14.000 km. El camino de Anantapur”. Después vinieron otros viajes —en 2016, 2017 y 2019— que han ayudado a conseguir que 350 niños y niñas del país reciban bicicletas. No solamente para poder trasladarse a la escuela, sino como una herramienta de desarrollo personal y de libertad. 

Está comprobado que el "simple" hecho de tener una bici, algo que acostumbramos a asumir como normal, mejora de forma notable la escolarización de las niñas en las áreas rurales, donde las largas distancias a las escuelas secundarias suelen provocar el abandono de la educación de muchas de ellas.

Fran explica en su web cómo este proyecto no es una huida ni una aventura, sino que nace de un compromiso conmigo mismo que toma sentido "mucho más allá de donde nunca soñé llegar pedaleando” al entrar en contacto con Fundación Vicente Ferrer. “Gracias a este reto tengo una visión más amplia de quien soy y de donde vivo. Soy consciente de la suerte que supone poseer un pasaporte europeo, y de tener la posibilidad de ayudar a que la gente tenga una vida mejor”, comparte el realizador.

 

fran ventura2
El viaje está plagado de inolvidables encuentros

 

Su objetivo al inicio era conseguir 68 apadrinamientos para la Fundación Vicente Ferrer, pero ya ha conseguido muchos más. Por menos de lo que cuesta un café al día podemos garantizar la educación de un niño en India y también conseguir más donaciones de bicicletas.

El apadrinamiento ha demostrado ser una de las formas de colaboración más eficientes para el desarrollo, y una de las propuestas más valoradas por los colaboradores de la Fundación, que extienden su aportación a toda la comunidad, ayudando a miles de familias a tener acceso a vivienda, educación y salud. La aportación de 21€ cada mes, no solo favorece al niño/a apadrinado, sino que también revierte en beneficio de toda la comunidad, consiguiendo un cambio estructural y permanente que rompe el ciclo de la pobreza.

¿Nos sumamos a pedalear con Fran? Podemos hacerlo a través de Fundación Vicente Ferrer, indicando que nuestra colaboración es para “El Camino de Anántapur” y haciendo clic aquí.

 

 

  

Cultura Inquieta logo