Un hombre de 81 años se planta frente a la ventana de un hospital para dedicarle una serenata a su mujer

Conmovidos por la escena, y para recordarnos que la vida merece la pena, algunos testigos captan el momento en el que Stefano Bozzini hace sonar su música en clave de amor eterno hacia su esposa.

 

abueloacordeon
Stefano Bozzini junto a su acordeón

 

Con 81 años, Bozzini se sienta con su acordeón en la calle, frente a la ventana del hospital de Castel San Giovanni (Piacenza), donde su mujer está ingresada. El protocolo anti-Covid le impide ir a verla y él hace que hasta ella llegue la música. La poesía y la vida misma.

 Hace 47 años que está casado y nunca había pasado tanto tiempo sin su esposa por lo que decidió acompañarla con su música. La tierna escena ha dado ya la vuelta a medio mundo. 

 

 

 

Bozzini se las ingenió para hacer compañía a su esposa ante la imposibilidad de poder verla, se plantó con un acordeón bajo la ventana de su habitación y tocó durante una hora. Stefano explicó en un programa de radio que llevan 47 años casados y que nunca había estado tanto tiempo separado de su esposa, por lo que decidió ir a hacerle compañía de la manera que pudiera.

 

“Cuando me casé todos me pedían que tocara, pero vi a Carla bailando con otros y luego fingí haberme lastimado la mano porque quería que solo bailara conmigo", añadió el hombre. 

 

El repertorio fue el más adecuado para la ocasión. La primera canción que sonó fue Spanish Eyes, de Engelbert Humperdinck, la favorita de su esposa. La solía tocar todo el día en casa y también los jueves en una residencia de ancianos, donde solían dar pequeños conciertos para animar a los más mayores. A Bozzini le solían llamar el “Gianni Morandi de los Alpinos”, en referencia al cantante italiano, porque nunca se separaba de su acordeón.

 

 

 

 

Cultura Inquieta logo