A todas las chicas que conocí en baños públicos: gracias por vuestra ayuda, nos reencontraremos

Si echamos la vista atrás, a aquellos momentos en los que nos era posible compartir baños públicos en bares, gimnasios, oficinas, discotecas, festivales… todas las chicas podemos rememorar infinidad de anécdotas compartidas en aseos.

Cuántas historias han surgido mientras nos retocábamos la máscara de pestañas bajo la atenta mirada de nuestra mejor amiga, mientras una compañera de trabajo nos contaba un chiste en la cola del baño antes de aquella reunión tan importante o mientras consolábamos a esa desconocida que estaba intentando superar un mal de amores.

Puede que para muchos este espacio sea sólo un lugar para ir al baño, pero para la gran mayoría de mujeres los aseos públicos son mucho más que simples zonas de paso.

Allí tuve la suerte de descubrir muchas historias de mujeres fantásticas a las que aconsejé y también me aconsejaron.

Fue así como descubrí la copa menstrual autovaciable Eureka! Cup de Sensual Intim, pero antes de contaros esta anécdota os voy a relatar un breve recorrido histórico por la historia de los baños femeninos.

 

eureka cup sensual intim 2

 

Como decía, en distintas ocasiones los baños femeninos actúan como una especie de refugios a los que escabullirse para huir de hostilidades ajenas o liberar tensiones propias.

Es donde encontrar un reducto de paz para la reflexión y, por supuesto, un rincón en el que siempre podremos entablar conversaciones fortuitas con amigas o extrañas en las que aflora la sororidad y siempre se escuchan palabras de compresión y apoyo.

Si bien estas agrupaciones en los aseos de señoras no son sólo cosa del presente, la historia del arte atestigua que ya desde la creación de las primeras termas en la Antigua Roma las mujeres se congregaban en estos espacios.

Diversos lienzos como ‘Las Termas de Caracalla’ del pintor neoclasicista Lawrence Alma-Tadema o ‘Baño pompeyano’ de Manuel Ramírez Ibáñez ilustran a la perfección las reuniones femeninas en aquellas fastuosas instalaciones.

 

eureka cup sensual intim 1
Las Termas de Caracalla de Lawrence Alma-Tadema

 

Para las mujeres romanas de toda clase y condición estos encuentros suponían un ritual diario, al que acudían al atardecer cuando acaban sus extenuantes jornadas. Allí se reencontraban con sus amistades, disfrutaban de un momento distendido en el que podían relajarse, acicalarse y compartir confidencias.

Esta suerte de tradición ha evolucionado, pero pervive hasta nuestros días.

Existe entre las mujeres un acuerdo tácito, un mecanismo de supervivencia, por el cual en cualquier aseo público surge entre nosotras una potente camaradería que nos permite confiar nuestros secretos más íntimos incluso a desconocidas.

Esto explica la incógnita de por qué parece que las mujeres siempre vamos al baño en grupo. Es una cuestión de solidaridad, nos apoyamos entre nosotras en un espacio cerrado que nos exime de las miradas reprobatorias, de la necesidad de mantener el tipo. 

 

eureka cup sensual intim 4
Fotograma de 'Twin Peaks'

 

Fue así como una mañana en la que la regla me sorprendió en mitad de una clase, una desconocida en el aseo de la universidad me descubrió las bondades de la copa menstrual.

Es reutilizable, pueden durar hasta 10 años; es ecológica, los materiales empleados en su fabricación no son contaminantes; es cómoda, puedes llevarla puesta hasta 12 horas sin interrupciones; es segura, a diferencia de los productos de higiene menstrual convencionales respeta el flujo vaginal y la lubricación natural; y a largo plazo es mucho más económica que las compresas y tampones.

Sin embargo, tiene un inconveniente que genera reticencias entre muchas de mis conocidas: su uso en sitios públicos. Cambiarte la copa menstrual en el trabajo, la universidad o en un restaurante puede ser una experiencia incómoda porque debes lavarla y enjuagarla bien en el lavabo.

Conscientes de esta problemática el equipo de sexólogas y de ingenieros de Sensual Intim, encabezados por la sexóloga Monste Iserte, idearon la Eureka! Cup, una copa menstrual autovaciable con un sistema de vaciado único que la hace ideal para su uso en baños públicos.

Cada vez que quieras vaciarla tan sólo tendrás que desdoblar el tubito y apuntar hacia el baño, luego lo vuelves a introducir (te prometo que es súper sencillo) y continúas con tu día.

Si quieres hacerte con la tuya con el código 'CULTURAINQUIETA' tendrás un 20% de descuento.

 

 eureka cup sensual intim 3

 

Sin duda, empezaré a recomedársela a todas mis amigas y también a todas esas mujeres que conozca, en cuanto se pueda, en los baños de discotecas, pubs, festivales, salas de conciertos…

Porque puede que la pandemia también nos haya arrebatado en cierto modo estos espacios de sororidad, pero pronto volveremos a reconquistarlos para confiar nuestras historias, para apoyarnos, para sentirnos unidas aunque ahí fuera intenten separarnos.

Mientras esperamos a que esto vuelva a ocurrir, este es mi mensaje para la chica que me recomendó la copa menstrual, también para las demás chicas que conocí en baños públicos y para las que me quedan por conocer: gracias por vuestra ayuda, nos reencontraremos

 

Por 

Cultura Inquieta logo