Chrysler Turbine Car, un icono atemporal del sueño americano

Pensar en las décadas de los 50 y de los 60 del sueño americano es reparar en una iconografía que tenía como escenario esos barrios residenciales pulcros de casas con vallas de madera blanca y automóviles irrepetibles aparcados en sus puertas.

En esos tiempos en los que la decadencia espiritual entendían que el consumismo y al materialismo desaforado eran los sinónimos de éxito de una sociedad capitalista, las casas de coches intuían que la clave estaba en el más dífícil todavía.

 

chrysler turbine car motor coche diseno 1

 

Nacía así el Chrysler Turbine Car, un cupé experimental de techo rígido y dos puertas propulsado por un motor de turbina. Fabricado por Chrysler entre 1963 y 1964, la carrocería fue construida por el estudio de diseño italiano Carrozzeria Ghia y Chrysler completó el ensamblaje final en Detroit.

Se fabricaron un total de 55 coches: cinco prototipos y una serie limitada de 50 coches para un programa de usuario público. Todos tienen una pintura metálica característica llamada "turbine bronze", parecido a las tonalidades de algunas cervezas.

 

chrysler turbine car motor coche diseno 2

chrysler turbine car motor coche diseno 3

chrysler turbine car motor coche diseno 4

 

El automóvil fue diseñado por Elwood Engel y los estudios Chrysler le proporcionaron frenos de potencia, dirección asistida y una transmisión TorqueFlite.

El programa de motores de turbina que produjo este modelo comenzó a finales de la década de 1930 y creó prototipos que completaron viajes de larga distancia en la década de 1950 y principios de la de 1960.

Los motores A-831 que impulsaban el Turbine Car diseñado por Ghia podían funcionar con muchos combustibles, requerían menos mantenimiento y duraban más que los motores de pistón convencionales, pero eran muchos más caros de producir.

Después de las pruebas, Chrysler llevó a cabo un programa de usuarios desde octubre de 1963 hasta enero de 1966 que involucró a 203 conductores en 133 ciudades de los Estados Unidos. 

 

chrysler turbine car motor coche diseno 5

 

El programa ayudó a la compañía a determinar los problemas que presentaba el elegante coche, en particular con su complicado procedimiento de arranque, aceleración relativamente lena y el elevado precio del combustible.

La experiencia también reveló las ventajas de los motores de turbina: su notable durabilidad, el funcionamiento suave y requisitos de mantenimiento relativamente modestos. Cuando el programa de usuarios terminó en 1966, Chrysler destruyó todos los modelos menos nueve.

Dos autos se quedaron en la casa, seis se exhiben en museos de los Estados Unidos y uno está en una colección privada. El programa de motores de turbina de Chrysler finalizó en 1979, en gran parte debido a que los motores no cumplieron con las regulaciones gubernamentales sobre emisiones.

El Chrysler Turbine Car, como el sueño americano, solo fue una idea de aspecto y belleza inmejorables que en la práctica no funcionó.

 

chrysler turbine car motor coche diseno 6

chrysler turbine car motor coche diseno 7

chrysler turbine car motor coche diseno 8

chrysler turbine car motor coche diseno 9

 

Por