De dónde viene la expresión "hacer un calvo"

Se denomina hacer un calvo al acto de enseñar en público las nalgas, bajándose para ello la parte trasera de los pantalones, calzoncillos o bragas, o subiéndose la falda. Generalmente, conlleva la exposición de los genitales.

Esta expresión ha sido erróneamente atribuída a las nalgas desnudas de quien muestra su trasero como protesta o burla.

 

hacer un calvo

 

En cambio su origen está, evidentemente, en una anécdota que se contaba de uno de los nietos de Carlomagno, Carlos II «El Calvo». Se cuenta que en la batalla de Fontenoy-en-Puisaye (841), en la que derrotó a su hermano mayor Lotario, Carlos se haya bajado las calzas para enseñarle su trasero a Lotario y decirle: «estas nalgas que tanto azotaste durante mi niñez te quitan ahora lo que pensabas fuera tuyo». De aquí que enseñar el trasero se convirtiera desde entonces en un símbolo de victoria y de sumisión del vencido.

 

braveherat calvo

 

Definir qué es hacer un calvo es referirnos a un gesto que suele verse como despreciativo y protestante, aunque también divertido y jocoso. Y quizás sea esa su acepción más común en la modernidad. Pero los orígenes de esta peculiar forma de comunicación parecen revelar otras cosas, otras disconformidades o protestas, quizás más profundas.

La primera ocasión en que encontramos descrito «hacer un calvo» es en la Antigua Roma. El historiador Flavio Josefo, en el año 66, describe en su obra cómo fue testigo de este acto. Un soldado romano hizo un calvo a un grupo de judíos que se encaminaban hacia el Templo durante la Pascua: Uno de los soldados, recogiéndose el manto, se agachó de manera indecente, volviendo el trasero hacia los judíos, e hizo oír un ruido que concordaba con su postura.

 

hacer un calvo 1

 

Como puedes apreciar, la respuesta a qué es hacer un calvo y la historia de este peculiar gesto es bastante más antigua de lo que creíamos. De hecho, en el siglo I ya se hacían calvos. La costumbre continuó, siendo muy popular durante la Edad Media, y los historiadores se hicieron eco de varios casos, que han ayudado a recoger y preservar la historia de este gesto, y la evolución de su significado a lo largo de los siglos y los continentes.

En definitiva, definir qué es hacer un calvo es referirnos a una forma de protesta, insumisión, desprecio o provocación que se llegó a utilizar en toda Europa y se exportó también a América, Australia y Nueva Zelanda, según reflejan las crónicas.

El nombre que recibe en la actualidad, tanto el inglés como el español, es de cuño muy reciente, pero el gesto es el mismo que ya expuso Flavio Josefo.

 

Por