La hipótesis del emparejamiento selectivo: por qué escogemos a personas con nuestro mismo atractivo

Siempre hay un roto para un descosido, incluso en las relaciones sexoafectivas.

 

hipotesis emparejamiento selectivo walster pareja atractivo nivel fisico portada
Gwyneth Paltrow y Brad Pitt.

 

Dios los cría y ellos se juntan. Al igual que los dueños suelen parecerse a sus mascotas, en muchas relaciones de pareja ambas partes se asemejan bastante físicamente la una a otra. Hasta el propio Brad Pitt cambia su imagen para parecerse a sus parejas.

Si supuestamente la gente atractiva es la que más nos atrae, ¿por qué al final terminamos escogiendo a alguien a nuestro nivel físico de atractivo? Esto es lo que intenta explicar la hipótesis del emparejamiento selectivo de Walster.

Gracias a La mente es maravillosa

Esta psicóloga social, una de las pioneras en la ciencia de las relaciones, propuso que las personas preferimos y tendemos a formar relaciones con compañeros que son similares a nosotros en cuanto a nivel de atractivo.

Nuestro aspecto condiciona cómo nos ven los demás y la forma en que se dirigen a nosotros. En la vida diaria es sencillo observar un cierto privilegio que poseen las personas que se ajustan a los cánones de belleza en cuanto a la opinión que generan en otros.

 

hipotesis emparejamiento selectivo walster pareja atractivo nivel fisico zarina iskarova
Fotografía Zarina Iskarova, vía Unsplash.

 

Las personas tendemos a emitir juicios más positivos sobre las personas atractivas y les asignamos cualidades extra (como la bondad, la simpatía o la buena intención) aun sin conocerlas.

Por ejemplo, en un experimento se demostró que los participantes juzgaron de forma mucho más dura las travesuras de los niños menos atractivos y fueron más benévolos y optimistas respecto a los atractivos.

En otro experimento, un grupo que debía juzgar un supuesto crimen de robo recomendó sentencias mucho menores cuando el criminal era atractivo, frente a cuando no lo era o se desconocía su aspecto.

Estos ejemplos nos ayudan a hacernos una idea de lo relevante que es la imagen para nosotros. Basándonos en esta premisa, lo lógico es que todas las personas escogiesen y prefiriesen a los sujetos más atractivos a la hora de formar pareja. Pero esto no siempre es así.

De hecho, según Walster, es la similitud o el estar al mismo nivel en cuanto a atractivo físico lo que nos hace decantarnos por una persona y preferirla como pareja. Esta es la hipótesis que trató de probar en un estudio llevado a cabo en 1966.

En él participaron más de 700 jóvenes, a los que se emparejó de manera aleatoria para asistir al baile. Todos evaluaron o calificaron cuánto les habían gustado sus parejas y a los seis meses se hizo un seguimiento para comprobar quiénes de ellos seguían saliendo.

 

hipotesis emparejamiento selectivo walster pareja atractivo nivel fisico
Fotografía vía Unsplash.

 

Los resultados fueron algo sorprendentes y no avalaron la hipótesis de Walster. Las personas más atractivas fueron las que obtuvieron mejores calificaciones, con independencia de si eran similares a sus parejas o no, e independientemente de otros rasgos de su personalidad. Sin embargo, seis meses más tarde, las parejas más similares tenían más probabilidades de seguir saliendo.

Parece ser que la clave reside en la cantidad de tiempo que las personas tienen para conocerse. En interacciones cortas, como puede ser el baile, el atractivo prima por encima de todo, mientras que en intercambios más largos, la similitud se impone.

En 1969 se repitió el estudio, pero esta vez permitieron que los participantes se reunieran previamente y también que pensaran en qué tipo de pareja les gustaría tener. En este caso, las parejas que eran más similares entre sí (en cuanto a aspecto físico) se sintieron más atraídas mutuamente.

Finalmente, la hipótesis del emparejamiento selectivo ha sido probada en diversas ocasiones, mostrando que, de hecho, las personas tendemos a escoger como pareja a quienes están “a nuestro nivel”. Pero, ¿por qué lo hacemos?

 

hipotesis emparejamiento selectivo walster pareja atractivo nivel fisico cody black
Fotografía Cody Black, vía Unsplash.

 

La respuesta podría encontrarse en el miedo al rechazo; y es que ajustamos nuestras expectativas a lo que pensamos que tenemos para ofrecer. Tratar de acercarnos o emparejarnos con personas mucho más deseables socialmente nos coloca en una posición vulnerable que parecemos no estar dispuestos a asumir.

En un estudio llevado a cabo por Huston en 1973 se observó que, cuando la probabilidad de rechazo era nula, los participantes escogían como pareja personas más atractivas que ellos.

Todavía no queda claro si esta es realmente la causa y es necesaria más investigación al respecto, pero muchas veces el miedo y la baja autoestima nos limitan a la hora de demostrar todo nuestro potencial. Si los venciéramos, tal vez se abrirían para nosotros nuevas y emocionantes posibilidades.

 

Por