ancianos

Una pareja de ancianos se hace la mismo foto cada mes en esta conmovedora serie de inesperado desenlace

Tiempos inciertos los que vivimos, de constantes desafíos, de cosas que vienen y van y también de una sensación de frialdad y egoísmo en una sociedad demasiado preocupada por sacar sus asuntos adelante. Se banaliza lo importante y se da peso a lo trivial, y así las cosas, es fácil que las relaciones sentimentales no sean intensas, que las parejas tengan fecha de caducidad y que lo normal sea sacar uno su barco a flote mientras se hunde el mundo.

Maravillosas bolas Temari hechas por una abuela de 92 años

Las bolas Temari son una forma de arte popular que se originó en China y se introdujo en Japón en el siglo séptimo. Las bolas, cuidadosamente bordadas a mano y frecuentemente confeccionadas con hilo de kimonos antiguos, eran creadas por padres o abuelos y se les daban a los niños el día de Año Nuevo como regalo especial. Según la Wikipedia las bolas veces contenían un deseo secreto escrito a mano para el niño, o bien algún tipo de objeto que generara sonidos, como un cascabel.

La usuaria de Flickr NanaAkua ha fotografiado su increíble colección de esferas, hechas por su abuela de 92 años, que comenzo a dominar este arte a los 60 años de edad.

¿Te gustará tu pareja dentro de 70 años? Ellos lo han averiguado

Tavis y Kristie son una pareja de cerca de la treintena que está a punto de casarse y que se han sometido a una serie de sesiones de maquillaje que les han añadido 70 años de edad, para después mostrarse el uno al otro.
Es interesante observar sus reacciones al comprobar cómo iran mútuamente envejeciendo y las respuestas que dan a las preguntas del director.
En cada una de las tres sesiones se les añadieron unos 20 años de edad, pasando así de su actual veintena a sus futuros ochenta o noventa años.

El vídeo que tenéis a continuación destila buen humor, honestidad y humanidad. Lo podéis ver con subtítulos en español.

Un hombre con infinita paciencia pasea con su tortuga gigante cada día por las calles de Tokio

Este hombre japonés bien podría ser una de las personas más pacientes del mundo. Todos los días camina por las calles de Tokio acompañado de su mascota gigante, una tortuga africana gigante que avanza lenta y fielmente a su lado.
A juzgar por el tamaño de la tortuga, esta inusual pareja deben haber estado juntos durante muchos años y tiene que haber mucho cariño entre ellos.

Cultura Inquieta logo