jazz

Ayo

AYO es una de las nuevas voces más seductoras e interesantes de la escena internacional de la música afro-americana. Tendremos la suerte de disfrutar de su concierto el mes de marzo en Madrid y en Barcelona. Citas para subrayar en la agenda:

27 de marzo - Sala But- Madrid - Ciclo Madrid Inquieta - Venta de entradas: anticipada 30 EUR en Ticketea, taquilla 35 EUR

28 de marzo - Teatro Coliseum - Barcelona - Ciclo 'Round About Midnight  Entradas anticipadas aquí. De 25 a 40 EUR

Ayo es una guerrera, aún cuando es difícil de creer al verla tan hermosa y frágil con su guitarra cruzada sobre un hombro. A pesar de esta aparente delicadeza, Ayo pasa la mayor del tiempo en la carretera, sobre el escenario o en el estudio, viviendo la vida de una artista verdadera, no la de una chica que solo quiere jugar a ser una estrella. Ayo ama la música más que a nada en el mundo.

1

“Realmente jamás trabajo en un álbum porque escribo canciones todo el tiempo hasta que en cierto momento tengo suficiente material para un álbum. Entonces entro en el estudio. Durante los últimos diez años, he estado en la carreta, viajando sin hacer diferencias entre mi música y el resto de mi vida. Simplemente no puedo hacerlo. Quizá los artistas pop pueden separar sus actuaciones de su vida privada, pero yo no puedo. Tocar la guitarra y cantar me sale natural”.

2

Después de vender un millón y medio de discos en 40 países, Ayo volvió a trabajar con Jay Newland, el productor de su primer álbum. Con él produjo su más reciente disco

“Ticket to the World”, grabado en vivo y compuesto por una colección de 16 temas que respiran sinceridad y elegancia.

Con las primeras notas de “Fire”, una mezcla de folkrock e insurrección, el escenario está montado. Esta es una revolución en un guante de terciopelo. “Para mí, todo es sobre el alma. Escribí “Fire” durante mi última estancia en Nueva York, justo cuando los riots habían empezado en Londres, no mucho antes de los Juegos Olímpicos. Todo estaba cambiando y no necesariamente para mejor. La música no es solo entretenimiento, también puede ser un arma para luchar contra la injusticia. Si se le utiliza de manera correcta, la música puede iniciar una revolución”.

5

Ayo hace una concesión a la música country-folk en “Justice” un dueto con Clarence Greenwood, también conocido como Citizen Cope, un cantautor que ha compuesto para artistas como Dido, Santana y Sheryl Crow.

“Es uno de mis artistas favoritos y me gustaría que se le apreciara en Europa tanto como se le aprecia en Estados Unidos. Nos hicimos amigos y le pedí que escribiera un dueto y le trajo un nuevo toque a mi música, un nuevo color”.

“I’m Walking”, “Who, “I Need You”, “Complain”, “Teach Love” con sus sabores creoles....hay tantos temas poderosos en este álbum, que es fácil predecir que será un éxito con el público, pero eso no es algo que le preocupe a Ayo.

“Me apasiona la música. Las canciones son mi terapia. La música tiene poderes- puede curar a las personas y darles fuerza o fe-. La música es un instrumento divino, es mi religión. No pienso en su dimensión comercial. Eso me mata la pasión. Cada disco es un éxito para mí y me siento muy dichosa y afortunada de que las personas compren mis discos y vayan a verme actuar. Todo esto es una bendición. El resto es un extra”.

6

4

Las actuaciones de Ayo en Madrid y Barcelona están organizadas por Serious Fan Music y Cultura Inquieta..

Su actuación en Madrid está enmarcada dentro del ciclo Madrid Inquieta. Su actuación en Barcelona está incluida en el ciclo 'Round About Midnight

AYO-cartel web A3

 

 

 

 

Ayo

AYO en Madrid - Sala But 27 de marzo 21:00h

Venta de entradas: anticipada 30 EUR y taquilla 35 EUR

Cultura Inquieta acerca a Madrid al laureado y gran guitarrista de jazz Pat Martino

0 0 1 389 2145 Warrior Soft 17 5 2529 14.0 Normal 0 21 false false false ES-TRAD JA X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:Calibri;}

El concierto tendrá lugar el próximo lunes, 11 de noviembre, en la sala Clamores

Cultura Inquieta acerca a Madrid al laureado y gran guitarrista de jazz Pat Martino

· Considerado un genio de la escena, tuvo que aprender a tocar de nuevo tras una intervención quirúrgica cuando tenía 36 años

Pat Martino es uno de los grandes guitarristas de jazz de la historia. Ha tocado con una larga lista de maestros, como Willis Jackson, Barry Miles, Chick Corea o Don Patterson; ha grabado discos con los más prestigiosos sellos discográficos de jazz, como Warner Brothers, Sony, High Note, House of Blues o Blue Note; ha impartido seminarios y clases magistrales en universidades y escuelas de todo el mundo y ha recibido premios como guitarrista del año (Downbeat Magazine, 2004), Philadelphia Alliance (1996), National Academy of recording Arts & Sciences (1997, 2002) y varias nominaciones a los Grammy como mejor instrumentista. Este monstruo de la escena llega a Madrid, sala Clamores, de la mano de la Plataforma Cultura Inquieta el lunes, 11 de noviembre. Sobre el escenario estará acompañado por la percusión de Carmen Intorre Jr y Pat Bianchi al Hammond B3.

Él es un ejemplo de alguien que nace artista. Y que cuando vuelve a nacer vuelve a ser artista. A los 36 años, cuando ya estaba considerado un genio del jazz, comenzó a tener fuertes dolores de cabeza y le diagnosticaron un aneurisma cerebral severo. Fue operado de urgencia y tras el paso por el quirófano había olvidado todo: que era guitarrista profesional desde los 15 años, que había formado parte de bandas lideradas por saxofonistas como Red Holloway u organistas como Jimmy McCliff o Jimmy Smith, que había tenido sus propios grupos o que tenía discos con sus sonidos. Comenzó a escuchar a sus "viejos amigos" (como él llama a sus antiguos trabajos) y a sacar los acordes como si no fueran suyos y así volvió a aprender a tocar la guitarra. Pat Martino nació en Filadelpia en 1944 y volvió a nacer en 1980. Después de unos años, de una nueva infancia de aprendizaje, en 1987 sacó un nuevo álbum: The Return, y regresó a la alineación de los grandes.

El concierto tiene un precio de 15 euros la entrada anticipada (Ticketea y sala Clamores) y 18 en taquilla. Esta actuación completa un fin de semana de acciones de la Plataforma Cultura Inquieta y está precedida por la representación de Action Man, de Yllana, en el Teatro García Lorca de Getafe el 10 de noviembre (19.00 h.).

Pat Martino

Sala Clamores (calle Albuquerque, Madrid)

Lunes, 11 de noviembre, 21.00 h.

 

Pat Martino

Estamos encantados de informaros de que acojeremos al extraordinario guitarrista de jazz Pat Martino. Actuará de mano de Cultura Inquieta el próximo 11 de noviembre en Madrid.    Pat Martino comenzó tocando profesionalmente en 1.961. Ha actuado con una larga lista de grandes nombres del jazz; por ejemplo: Sonny Stitt, Gene Ammons, Richard Groove Holmes, John Handy, Bobby Hutcherson, Chick Corea, Jack McDuff, Don Patterson, Stanley Clark, Eric Kloss, Trudy Pitts, Willis Jackson, Lloyd Price, Woody Herman, Chuck Israels, Charles Earland, Barry Miles o Joe Pesci. Desde 1967 Pat Martino gira como líder de su propia formación. Ha grabado con los más prestigiosos sellos discográficos de jazz: Vanguard, Prestige, Warner Brothers, Muse, Columbia, King, Paddlewheel, Evidence, Sony, 32 Jazz, High Note, Milestone, Polydor, Concord, Fantasy, House of Blues, Mythos, Mainstream, Cobblestone, Atlantic and, most currently, Blue Note Records.    Pat Martino ha impartido seminarios de guitarra y de música, clases magistrales y clinics en infinidad de prestigiosas universidades y colegios de música de todo el mundo.   Desde mediados de los años 90, Pat Martino ha recibido los siguientes premios: 1995 Mellon Jazz Festival / Dedicated in Honor 1996 Philadelphia Alliance "Walk of Fame Award" 1997 National Academy of Recording Arts & Sciences "Songs from the Heart Award" 2002 Grammy nominations for Best Jazz Instrumental Album, "Live at Yoshi's", and Best Jazz Instrumental Solo on 'All Blues' 2002 National Academy of Recording Arts & Sciences "2nd Annual Heroes Award" 2003 Grammy nominations for Best Jazz Instrumental Album, "Think Tank" and best Jazz Instrumental Solo on 'Africa'. 2004 Guitar Player of the Year, Downbeat Magazine's 2004 Reader's Poll

  PAT MARTINO, EL GENIO DEL JAZZ QUE OLVIDÓ CÓMO SE TOCABA LA GUITARRA: Texto de Israel Viana, ABC     Pat Martino, que era considerado ya como uno de los guitarristas más grandes de la historia del jazz cuando, a los 36 años, comenzó a sentir fuertes dolores de cabeza que apenas le dejaban moverse.   Tras las pruebas pertinentes, en 1980, los médicos le diagnosticaron un aneurisma cerebral severo que, si no operaban de inmediato, podría acabar con su vida. La intervención era complicada, pero no había alternativa. Al acabar la operación, los especialistas le comunicaron a su esposa dos noticias: una buena y otra mala. La buena era que Martino había sobrevivido y se encontraba bien. La mala, que no recordaba absolutamente nada de su vida anterior.   Aquel percance había borrado de un plumazo todos los recuerdos de su intensa vida. Un total de 36 años llenos de experiencias musicales al alcance de unos pocos privilegiados. Tras salir del quirófano no recordaba que había nacido en Filadelfia en 1944, el mismo día que las tropas Aliadas liberaban París. Tampoco se acordaba del inicio de su carrera como guitarrista profesional, con solo 15 años y gracias a un talento desbordante. Ni su incursión en las formaciones lideradas por saxofonistas como Willis Jackson, Red Holloway o Red Holloway, u organistas como Jimmy McGriff, Don Patterson, Jimmy Smith, Jack McDuff o Richard Groove Holmes. Ni que había girado con el gran John Handy, en 1966, con 22 años. Tampoco que a esa misma edad había comenzado a liderar sus propios grupos en sesiones para Prestige, Muse y Warner Bros. Ni había rastro en su cabecita del interés que había mostrado por la vanguardia jazzística, el rock, el pop y las músicas del mundo, las cuales había incorporado a su estilo hard bop, convirtiéndole en uno de los más grandes.   Toda esta vida desapareció entera de un golpe en tan solo unas horas de intervención quirúrgica. Apenas reconocía a sus padres, ni a él mismo, ni su carrera como músico. Y por encima de todo, había olvidado como se tocaba cada uno de los acordes que había aprendido, perdiendo por completo sus habilidades como guitarrista. No sabía ni lo que era un do. «No reconocía a mis padres, no tenía memoria ni de mi guitarra ni de mi carrera musical. Me encontraba vacío, desnudo, muerto», contaba años después.   Al principio sus padres le enseñaban las carátulas de sus discos y no reconocía ninguna. Después se puso a escuchar los discos que había grabado ese tipo al que no conocía de nada, contrariado y triste. Sin embargo, no se vino abajo y luchó contra su memoria perdida, tomando una decisión que le devolvería a la vida, a su anterior vida: convertirse otra vez en sí mismo, en su mejor imitador, en una especie de él reencarnado.   Pat Martino nos trae a la memoria a Django Reinhardt, que reaprendió a tocar la guitarra con los dos únicos dedos que le quedaron cuando se quemó el carromato en el que vivía cuando tenía 18 años. Para ello, Martino utilizó otro camino, el de sus propios discos, que se ponía una y otra vez tratando de sacar los acordes poco a poco, aprendiéndolos de nuevo como si fuera aquel niño al que sus padres le habían regalado una guitarra. Y así fue desenterrando su genio, que ya no era tan precoz.   Aquella batalla le llevó unos cuantos años. En 1984, comenzó a realizar con mayor intensidad largas e intensas sesiones de estudio escuchando aquellas históricas grabaciones y volvió a aprender a tocar su instrumento. Sus viejos discos se convirtieron en «viejos amigos que le ayudaron a recuperar la belleza y la honestidad de su música», dijo.   En 1987, tras años alejado de los estudios de grabación, sacó «The Return» (El Regreso). El nombre lo dice todo. Martino consiguió recuperar la forma, grabando de nuevo para Muse, Evidence y, finalmente, para el mítico sello Blue Note. Y volvió a ser uno de los mejores.   Texto de Israel Viana, ABC  

 

Lou Donaldson

 

Lou Donaldson (1926), miembro del Hall of Fame internacional del jazz, es considerado uno de los mejores, si no el mejor, saxofonista alto de jazz de todos los tiempos. Fuertemente influído por Charlie "Bird" Parker en su formación como músico, pronto encontró su propio y particular sonido. Tal vez, su grabación más reconocida es Blues Walk, sin embargo, este prolífico artista demuestra su dominio del instrumento en otras numerosas grabaciones, actuando como líder de banda o como acompañante.

Artista de Blue Note ha tocado y grabado con algunos de los más grandes nombres del jazz, como Art Blakey, Clifford Brown, Horace Silver, Miles Davis, Thelonious Monk, Milt Jackson, Philly Joe Jones y Jimmy Smith. Sus numerosas grabaciones son testimonio de la grandeza de este saxofonista de jazz.

 

Charlie Parker

Charles "Bird" Parker Jr. (1920-1955) fue un saxofonista de jazz muy influyente que adquiró ese estatus tan envidiable en la veintena de su vida, cuando "inventó" el Bebop junto a Dizzy Gillespie. Por desgracia, su meteórico ascenso profesional se vio contrarrestado por una vida personal atormentada y que finalmente se detuvo en marzo de 1955, falleciendo seis meses antes de cumplir 35. En la autopsia, el forense confundió su cuerpo con el de un hombre de 50-60 años de edad.

El irrepetible Charlie Parker nos ha dejado una colección impresionante de música. Su impacto todavía se siente hoy, aunque no podemos evitar preguntarnos a qué nivel habría llegado si la heroína no hubiese puesto punto final a su vida tan precipitadamente.

Opinamos que el genial Charlie Parker merece ser escuchado:

 

 

Bruce Weber: desnudos, jazz y cine

Bruce Webber, nacido en 1946, es un fotógrafo estadounidense y ocasional director cinematográfico. Es ampliamemte conocido por sus campañas para compañías como Calvin Klein, Abercrombie & Fitch y Ralph Lauren.

Bob Willoughby definió el glamour juvenil de los años 50

Con retratos artísticamente informales de Audrey Hepburn y Chet Baker, el fotógrafo estadounidense Bob Willoughby (1927-2009) definió el glamour juvenil de la década de los años 50. Contratado por los estudios y las compañías discográficas para hacer que actores y músicos se viesen bien, Willoughby fue más allá y realizó retratos de una elegancia idealizada a su tiempo.

Cultura Inquieta logo