selfie

Un experimento fotográfico muestra el exceso de edición que los adolescentes usan en sus selfies

Llevamos años sometidos a las mentiras del Photoshop y el retoque digital; las campañas publicitarias y las redes sociales nos venden ideales de belleza ficticios modelados a golpe de ratón o de capas de edición y a los que aspiramos; estas re(quete)tocadas imágenes nos influyen y nos afectan mucho más de lo que creemos.

Si rostros famosos de la pintura clásica descubrieran los selfies

Resulta divertido y causa un impacto visual humorísitico introducir a personajes del arte clásico en entornos actuales; son muchos los artistas que crean fantásticas composiciones y collages digitales mezclando elementos que, en apariencia parecen irreconciliables; pero hay quien ha dado un paso más allá y ha elegido pinturas de ayer que adoptan hábitos de hoy, y si hay una hábito de hoy, ese es el selfie.

Diciembre de 1920: El primer selfie

Todo apunta a que el primer selfie se hizo en diciembre de 1920.

La fotografía fue tomada en la terraza del estudio fotográfico Marceau, en Nueva York. En ella aparecen cinco hombres, fotógrafos de la empresa Byron que, en ese momento, no imaginaban que estaban retratando un momento histórico.

Entre los protagonistas se encuentra el fundador de la compañía, Joseph Byron, que sostiene la cámara con su mano derecha, y Ben Falk, que la sujeta con su mano izquierda.

¿El primer selfie?

La fecha de nacimiento de los selfies podría ser datada en diciembre de 1920, cuando los fotógrafos de la Compañia Byron posaron juntos para una foto en el techo del estudio de Marceau. La mayoría de sus imágenes se conservan en el Museo de la Ciudad de Nueva York.

1

2

 

 

Cultura Inquieta logo