Los 10 libros que salvaron a James Rhodes

Dentro de todos los fenómenos editoriales recientes, es muy probable que no haya ninguno semejante al que consiguió James Rhodes con Instrumental.

Gracias a Librotea

 

1521570935 

El pianista británico, casi un desconocido en nuestro país, se convirtió en una celebridad a base de exponer sin tapujos una vida repleta de dificultades: abusos sexuales sufridos de pequeño, adicciones varias de adulto, problemas psicológicos y una tabla de salvación en forma de piano.

La música salvó a James Rhodes y le ha otorgado una nueva vida que, curiosamente, ha asentado en Madrid. Un idilio con nuestro país que es correspondido por la fascinación de miles de lectores.

Pero si la música fue la tabla de salvación del británico, convirtiéndose además en un divulgador de la belleza atemporal de los maestros clásicos como Bach, la literatura también fue otra de las herramientas con las que Rhodes salió a flote.

 

rodhes

Entre los favoritos del artista se encuentran obras que, como en su caso, reflejan vivencias difíciles de superar, como La noche, de Elie Wiesel, que narra la experiencia de un adolescente en un campo de concentración.

También hay espacio para algún volumen más de autoexploración, como La liberación del alma, de Michael A. Singer. Pero entre las obsesiones del James lector destacan autores como Paul Auster, cuyo Mr. Vertigo es una de las obras que selecciona entre sus títulos básicos.

Entre la selección de Rhodes también hay espacio para clásicos. Entre ellos, La obra, de Émile Zola, que califica como una des sus lecturas iniciáticas. También El maestro y margarita, de Bulgakov, que destaca como su novela rusa predilecta.

 

rodhes2

Otros títulos son más recientes, como El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon, un libro que considera que todo el mundo debería leer. También Tan poca vida, de Hanya Yanagihara, o Huérfanos de Brooklyn de Jonathan Lethem.

rodhes3

Por último, las lecturas en español se cuelan entre la selección de Rhodes. Destaca un clásico del humor, que seguramente le sirva para identificarse como extranjero en España: Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza. También suma otro de los éxitos recientes de nuestra literatura, Ordesa, de Manuel Vilas. Obras que se pueden acompañar con una de las grabaciones al piano de este nuevo vecino de la ciudad de Madrid.

Gracias a Librotea de El País  

logo