Las 50 novelas más divertidas de la literatura, por Cultura Inquieta

Librero, necesito un libro que me haga reír porque, ya lo dice Eduardo Mendoza: "Esta vida no es más que un valle de lágrimas de alto standing".

Pues habrá que ponerle remedio. Aquí, nuestro pequeño granito de arena.

 

wilt


1. “Wilt” de Tom Sharpe

Wilt es más que un libro; es una farsa biográfica, es un espejo distorsionado pero fiel dirigido al lector, es un tiro a ciegas que da en el blanco. Tengo una profunda aversión a esta frase, pero ea, esta vez la usaré, porque es cierta: todos somos Wilt. Y si no lo creen, lean el clásico de Tom Sharpe.

 

2.“Memorias de un amante sarnoso” de Groucho Marx

Un desternillante recuento de anécdotas protagonizadas por el más carismático de los hermanos Marx en la meca del cine. Groucho se lanza a una hilarante historia universal del amor, o mejor dicho del sexo, "esa gloriosa experiencia que la madre naturaleza improvisó con el fin de mantenernos en pie y, de vez en cuando, acostados".

 

Imagen Shop Para ARTICULOS V2

 

3. La tesis de Nancy de Ramón J. Sender

La tesis de Nancy es una crítica mirada a la España de su tiempo que Ramón J. Sender hace a través de los ojos de una sorprendida estudiante norteamericana. Refleja a la vez la tradición y la modernidad de un país que se abría tímidamente al mundo desarrollado.

 

4. ¡Noticia bomba! de Evelyn Waugh

Tras la publicación de Decadencia y caída, la primera novela de Evelyn Waugh, nos complace presentar ¡Noticia bomba!, uno de sus libros más celebrados. Lord Copper, un magnate de la prensa de Fleet Street, se enorgullece de su olfato para descubrir talentosos reporteros.

Sin embargo, a causa de una confusión de apellidos, envía a «cubrir» la guerra civil en una república africana a uno de los periodistas más improbables para tal misión.

 

91maKcYSSL

 

5. Algo supuestamente divertido y que nunca volveré a hacer,  de David Foster Wallace

Foster Wallace elabora en Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer una postal gigantesca basada en su experiencia en un crucero de lujo por el Caribe.

Lo que a primera vista parece ser un simple viaje «para relajarse», en manos de un humor delirante y un cinismo corrosivo acabará convirtiéndose en el horror más absoluto.

 

6. Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza

Pasar las páginas de Sin noticias de Gurb, de Eduardo Mendoza, sin estallar en carcajadas, es prácticamente imposible, pero esta novela sobre un extraterrestre infiltrado en la España de los 80 también nos dice mucho de quiénes somos.

 

Portada SinnoticiasdeGurb 001

 

7. Cuentos sin plumas, de Woody Allen

Estos escritos satíricos reflejan, con la habitual sabiduría de inteligente humor de Woody Allen, la esencia misma de las preocupaciones que acostumbran a obsesionarle: Dios, la muerte, el amor y el sexo.

 

8. Mi familia y otros animales, de Gerald Durrell

Gerald Durrell combina en sus libros el retrato de gentes y lugares, la autobiografía y un insuperable sentido del humor. Mi familia y otros animales es sin duda su obra más conocida y celebrada.

 

9. La tesis de Nancy, de Ramón J. Sender

La tesis de Nancy es una crítica mirada a la España de su tiempo que Ramón J. Sender hace a través de los ojos de una sorprendida estudiante norteamericana.

 

img 13781

 

10. !Noticia bomba!, de Evelyn Waugh

¡Noticia bomba!, celebrada como una de las grandes novelas de humor del siglo XX, es también la obra cumbre, en este registro, de Evelyn Waugh, el autor de otras piezas memorables, como Decadencia y caída, Cuerpos viles, Merienda de negros o Los seres queridos.

 

11. La conjura de los necios, de John Kennedy Toole

La Conjura De Los Necios es una disparatada, ácida e inteligentísima novela. Pero no sólo eso, también es tremendamente divertida y amarga a la vez. La carcajada escapa por sí sola ante las situaciones desproporcionadas de esta gran tragicomedia. Ignatius J. Really es, probablemente, uno de los mejores personajes jamás creados y al que muchos no dudan en comparar con el Quijote.

 

12. Fantasmas, de Chuck palahniuk

Una sátira provocativa sobre el ansia de notoriedad y un homenaje a los clásicos del género de terror en la línea de Los cuentos de Canterbury o Frankenstein.

 

13. Maldito Karma, de David Safier

Un millón de lectores en Alemania ya han disfrutado de esta hilarante novela, que ha colocado a David Safier en lo más alto de la escena literaria europea. Maldito karma es una historia de desbordante fantasía, una entrañable fábula que, entre carcajadas, nos ayuda a reflexionar sobre las prioridades de nuestra vida.

13239 1 maldito karma 9788432228582

 

14.'La vida es suero' de Enfermera Saturada

Enfermera Saturada no es el nombre real de la autora de este libro, claro, pero así es como prefiere que la conozcamos. En La vida es suero nos cuenta su día a día, sus idas y venidas, sus problemas con pacientes, familiares, médicos y compañeros, y es que el hospital (cualquier hospital) es un mundo aparte con sus propias reglas e historias

 

15. La espuma de los días, Boris Vian

Inmersos en su universo peculiar donde cualquier cosa es posible, Colin y Chloé, Chick y Alise, son dos jóvenes parejas de amigos que comparten locuras y extravagancias, creencias y proyectos, diversiones y pesares, alegrías y frustraciones.

 

16. Factotum, de Charles Bukowski

En esta novela autobiográfica de sus años de juventud, el autor nos describe la vida de su alter ego Henry Chinaski saltando de un empleo a otro, todos sórdidos, duros, sin sentido, emborrachándose a muerte, con la obsesión de follar, intentando materializar su vida de escritor y nos ofrece una visión brutalmente divertida y melancólicamente horrorizada de la ética del trabajo, de cómo doblega el «alma» de los hombres.

 

17. La importancia de llamarse Ernesto, de Oscar Wilde

Con "El abanico de Lady Windermere" obtuvo Wilde su primer éxito teatral de público. La crítica fue más distante. Reconocía el ingenio de los diálogos, pero insistía en la poca originalidad de los motivos (el chantaje, el abanico comprometedor, la infidelidad conyugal).

"La importancia de llamarse Ernest" pondría fin a la trivialidad de sus tramas. Empezando por el difícilmente traducible juego de palabras del título, Wilde consigue expresar en esta obra su visión del mundo en varios niveles: divirtiendo al público aristocrático y arreglándoselas para comunicar al espectador contemporáneo su credo individualista.

 

ernesto

 

18. Enterrado en vida, de Arnold Bennet

Una sensacional comedia de enredo, suplantación y dobles identidades, elegida por Jorge Luis Borges como parte de su biblioteca personal.Priam Farll es el más reputado pintor de Inglaterra: célebre por sus cuadros sobre policías y pingüinos, es adorado por el público y la crítica.

 

19. Diario de una dama de provincias, E. M. Delafield

La dama de provincias vive en una preciosa casa de campo, tiene dos hijos encantadores y un marido que, cuando está con ella, acostumbra a dormitar tras las páginas del Times. Lleva un diario que le sirve para poner un poco de distancia con las cosas que le suceden; en él escribe sobre sus esfuerzos para equilibrar la economía familiar y lidiar con su temperamental cocinera y la sensible institutriz francesa de sus hijos; así como sobre su lucha constante por mantener a raya a su engreída vecina, Lady B., y sus denodados esfuerzos por estar siempre a la altura de las circunstancias.

 

20. Los caballeros las prefieren rubias. Pero se casan con las morenas, de Anita Loos.

Anita Loos comenzó a esbozar Los caballeros las prefieren rubias durante un viaje en tren en el que se encontró a una rubia aspirante a actriz de Hollywood que «no dejaba de ser atendida, mimada y halagada por todos los hombres. Si por casualidad se le caía la novela que estaba leyendo, había bofetadas por recogérsela ; yo, sin embargo, bajaba y subía la maleta sin que ningún hombre pareciese reparar en mis esfuerzos.

 

21. El regreso de Reginald Perrin, de David Nobbs

Reggie Perrin es un hombre gris, de mediana edad, que lleva una vida si cabe más gris. Hasta que un día decide simular su propio suicidio y comenzar de nuevo como una persona diferente. «El regreso de Reginald Perrin» retoma el espíritu de la hilarante y agridulce «Caída y auge de Reginald Perrin», y nos ofrece las nuevas aventuras de uno de los antihéroes más inolvidables de la literatura británica reciente.

 

22. Un Yanki en la corte del Rey Arturo, de Mark Twain

Un yanqui en la corte del rey Arturo (A Connecticut Yankee in King Arthur's Court) es una novela del escritor estadounidense Mark Twain publicada en 1889. Se trata de una sátira en la cual, por medio de un viaje a través del tiempo, se contrapone la civilización occidental del siglo XIX frente a la Edad Media europea.

 

91hXFh0sEfL

 

23. El último trayecto del Horacio Dos, de Eduardo Mendoza

Al comandante Horacio Dos le ha sido asignada una incierta misión en atención a su incompetencia y desfachatez. Como jefe de una estrafalaria expedición, surcará el espacio en condiciones extremadamente precarias junto a los peculiares pasajeros de su nave -los Delincuentes, las Mujeres Descarriadas y los Ancianos Improvidentes-.

 

24. La guía del autoestopista galáctico, de Douglas Adams

Un jueves a la hora de comer, la Tierra es demolida para poder construir una nueva autopista hiperespacial. Arthur Dent, un tipo que esa misma mañana ha visto cómo echaban abajo su propia casa, considera que eso supera lo que una persona puede soportar.

 

25. El asombroso viaje de Pomponio Flato, Eduardo de Mendoza

 

La obra está ambientada en Palestina, en el siglo I de nuestra era. En la misma, se cuentan las peripecias de Pomponio Flato, un filósofo romano al que el azar sitúa en Nazaret. Una vez allí es contratado por el niño Jesús para que investigue y salve de la pena de muerte a su padre José,2​ condenado por el asesinato de un rico ciudadano, Epulón. De esta forma, Pomponio se relaciona con diversos personajes que tienen el denominador común de ocultar algún secreto.

 

 

26. ‘El porqué de las cosas‘ – Quim Monzó

En este libro, la capacidad de síntesis de Quim Monzó llega a su máxima pureza: sus relatos, aparentemente simples y esquemáticos, son una enérgica exhibición de maestría, y se complementan para formar un todo que nos muestra con implacable precisión la eterna incertidumbre humana.

 

thumb 15367 portadas big

 

27.  Cómo ser mujer, de Caitlin Moran

No hubo nunca mejor época que ésta para ser mujer: tenemos el voto y la píldora, y desde 1727 ya no nos envían a la hoguera por brujas. Pero, ¿cómo ser mujer? Esa es precisamente la gran, eterna pregunta a la que Caitlin Moran se propone responder en una obra que aborda a calzón quitado –a veces literalmente–, con inteligencia, desvergüenza e ironía y también una salvaje franqueza, los principales aspectos de la condición femenina.

 

28.  De repente llaman a la puerta, Etgar Keret

«El mejor libro de Keret hasta ahora –el más divertido, oscuro y conmovedor–. Es tentador decir que estas historias son las más kafkianas, pero en realidad son sus más keretescas.»  –Jonathan Safran Foer

 

Imagen Shop Para ARTICULOS V4 

 

29. El mal de Portnoy, Piliph Roth

Y después del humor inglés, está el humor judío popularizado por Woody Allen (quien también tiene algún libro gracioso). Roth nos presenta a un judío que va al psicoanalista a contarle los problemas que le trae su obsesión por el sexo.

 

30.  ¡Gracias, Jeeves! , P.G. Wodehouse

‘Gracias Jeeves’ es la primera de una larga serie de novelas, y en todas encontramos el binomio entre Bertie Wooster, el millonario vago, amante de las mujeres y la buena vida, y no muy listo, y Jeeves, el mayordomo que le saca de todos los líos.

 

31. Cuentos sin plumas, de Woody Allen

A Woody Allen lo verás varias veces en esta lista, pues no solo ha creado grandes comedias en el cine, sino que sus libros de comedia son también una muestra del genial humor de este autor.

Humor inteligente en unos cuentos cortos de humor que te arrancarán más de una carcajada.

 

91 XpiKdm0L

 

32. La caída del museo Británico, de David Lodge

Obsesiones y fracasos de Adam Appleby, casado y buen católico. Adam Appleby está casado con Barbara y, como son católicos practicantes, militantes y recalcitrantes, rechazan los métodos anticonceptivos no aprobados por la Santa Madre Iglesia y optan por combinar la abstinencia y el método de la temperatura basal.

Pero como la carne es tan débil y falible es el trasnochado método, Appleby es ya padre de tres hijos y el retraso del periodo menstrual de su mujer parece anunciar un cuarto que si llega desestabilizará definitivamente la economía familiar.

 

33. Lo mejor que le puede pasar a un cruasán, de Pablo Tusset

Pablo Miralles es el hijo gandul, procaz y gordo de una familia bien barcelonesa. Una mañana, su hermano pijo y políticamente correcto, The First, le hace un encargo aparentemente fácil: localizar al propietario de una misteriosa casona del barrio que ha sobrevivido a la especulación inmobiliaria. Sin embargo, nada más empezar la pesquisa.

 

34. El color de la magia, de Terry Pratchett

En un mundo plano sostenido por cuatro elefantes impasibles -que se apoyan en la espalda de una tortuga gigante- habitan los estrafalarios personajes de esta novela: un hechicero avaro y torpe, un turista ingenuo cuyo fiero equipaje le sigue a todas partes sostenido por cientos de patitas, dragones que solo existen si se cree en ellos, gremios de ladrones y asesinos, espadas mágicas, la Muerte y, por supuesto, un extenso catálogo de magos y demonios...

 

35. Gargantúa, de F. Rabelais

Gargantúa y Pantagruel es un conjunto de cinco novelas escritas en el siglo XVI por François Rabelais, en francés. Narra la historia de dos gigantes: Gargantúa, y su hijo Pantagruel, y sus aventuras, escritas de forma satírica, entretenida y extravagante. Hay gran crudeza y mucho humor escatológico, además de una buena dosis de violencia. Largas listas de insultos vulgares llenan varios capítulos.

 

36. Alta Fidelidad, de Nick Hornby

Rob Fleming está a punto de cumplir treinta y seis años y tiene una tienda de discos antiguos en el norte de Londres donde sólo vende vinilos. Su negocio, destinado a un público de serios coleccionistas de frivolidades, está siempre al borde de la bancarrota. Y Laura, su última novia, le ha dejado.

 

alta fidelidad

 

37.  Los papeles póstumos del Club Pickwick, de Dickens

Los papeles póstumos del Club Pickwick, también conocida como Los papeles del Club Pickwick, (en inglés, The Posthumous Papers of the Pickwick Club) fue la primera novela publicada por el escritor británico Charles Dickens.

Está considerada como una de las obras maestras de la literatura inglesa.

El filántropo S. Pickwick monta un club para recorrer Inglaterra junto a sus excéntricos colegas.

 

38.Chapinnes TM, de Will Ferguson

Despiadada sátira del poder de los mcm, de la industria de la autoayuda y de la credulidad de la gente.

 

39. Myra Breckinridge, de Gore Vidal

Una desbocada transexual dispuesta a conquistar Hollywood y a lograr un mundo gobernado por amazonas como ella.

 

40. La caída del Museo Británico, de David Lodge

Adam Appleby está casado con Barbara y, como son católicos practicantes, militantes y recalcitrantes, rechazan los métodos anticonceptivos no aprobados por la Santa Madre Iglesia y optan por combinar la abstinencia y el método de la temperatura basal.

Pero como la carne es tan débil y falible es el trasnochado método, Appleby es ya padre de tres hijos y el retraso del periodo menstrual de su mujer parece anunciar un cuarto que si llega desestabilizar definitivamente la economía familiar.

 

3157d89a05fffaeac5c763f178935d0b0fc7a259

 

41. De acuerdo, Jeeves, de P.G. Wodehouse

Gussie Fink-Nottle se siente mucho más cómodo con las salamandras que con los hombres. El tímido joven las colecciona, se deleita contemplándolas, las estudia y hasta elabora complejas teorías sobre ellas.

Se podría decir que sus conocimientos sobre los animalitos son tan vastos como su ignorancia sobre las mujeres.

 

42.  Noticia Bomba, de Evelyn Waugh

¡Noticia bomba!, celebrada como una de las grandes novelas de humor del siglo XX, es también la obra cumbre, en este registro, de Evelyn Waugh, el autor de otras piezas memorables, como Decadencia y caída, Cuerpos viles, Merienda de negros o Los seres queridos. Lord Copper, un magnate de la prensa de Fleet Street, se enorgullece de su olfato para descubrir talentosos reporteros

 

43.  Insólitas aventuras del soldado Iván Chonkin, de V. Voinóvich

En vísperas del estallido de la segunda guerra mundial, un avión del Ejército Rojo realiza un aterrizaje forzoso en una remota aldea rusa.

El soldado Iván Chonkin -un campesino desmañado e ingenuo, dotado de un peculiar sentido común-, considerado el miembro más prescindible de su regimiento, es enviado allí con órdenes de custodiar el aparato.

 

44. La Venganza de Don Mendo, de Muñoz Seca

Divertida burla del teatro más aburrido y presuntuoso de su tiempo.

 

45. Antes del Huracán, Kiko Amat

Antes del huracán es una novela triste e hilarante que habla de ser distinto, y estar jodido, en un pueblo de la periferia barcelonesa. Kiko Amat combina en su quinta novela melancolía y humor para explorar los caminos que llevan de la rareza al delirio. Una inolvidable historia de locura, familia, clase obrera y amistad en el paisaje deshecho del extrarradio -cemento, espiguillas, descampados, torres eléctricas y calles sin asfaltar- con los años ochenta, la guerra de las Malvinas y el Mundial ‘82 de fondo.

 

 

46. Algo supuestemante divertido que nuca volveré a hacer, de David Foster Wallace

«La obra de no ficción más brillante y divertida que se ha escrito en los últimos años.»

John Glassie, Time Out New York

 

47. Un trabajo muy sucio, Christopher Moore

Charlie Asher es dueño de un edificio en San Francisco, tiene una tienda de objetos de segunda mano y está casado con una mujer guapa e inteligente que lo quiere por ser tan normal. Sí, a Charlie le van bien las cosas... hasta el día en que nace su hija, Sophie.

 

48. El abuelo que saltó por la ventana

Momentos antes de que empiece la pomposa celebración de su centésimo cumpleaños, Allan Karlsson decide que nada de eso va con él. Vestido con su mejor traje y unas pantuflas, se encarama a una ventana y se fuga de la residencia donde vive, dejando plantados al alcalde y a la prensa local. Sin saber adónde ir, se encamina a la estación de autobuses, el único sitio donde es posible pasar desapercibido.

 

49.Tula Springs

La plácida y aburrida vida de Mr. Pickens, el neurótico encargado adjunto de la tienda de Ofertas Sonny Boy de Tula Springs, se ve trastornada cuando le diagnostican por error un cáncer terminal y su hermanastro, F. X., un actor frustrado y aterrado por la inminente entrada en la cuarentena, se instala en su casa tras salir de la Prisión Estatal de Angola en la que cumplía sentencia por tráfico de cocaína.

Una tremenda tragicomedia de torpeza social y otredad patológica al modo de Decadencia y caída o La conjura de los necios. Pequeñas catástrofes que van haciéndose inmensas. Una pequeña joya del humor amargo.»

 

50. El Lazarillo de Torpes, de Miguel Sandín

Este libro cuenta las divertidas, y con frecuencia desconcertantes, experiencias de Ulpiano Pizarro en su primer año como profesor de Filosofía e Historia en secundaria, es decir, de «eso» que llaman ESO.

Convertido en un verdadero lazarillo de sus alumnos, Ulpiano narra con humor y acidez el día a día en un instituto, donde deberá enfrentarse a adolescentes sobrehormonados.

 

Y hasta aquí, nuestro paseo por el humor desde las letras y las plumas más brillantes de la historia de la literatura. 

 

Cultura Inquieta Shop: web | instagram

 

Cultura Inquieta logo