El cuidado: una atención en la que estamos para otra persona, por el filósofo José Miguel Valle

José Miguel Valle es filósofo y docente. Se dedica a investigar de forma independiente las interacciones humanas.

Por Jose Miguel Valle

 

jose miguel del valle filosofo cultura inquieta cuidados atencion empatia persona thiago barletta
Fotografía por Thiago Barletta.

 

En Tiempo de cuidados, Victoria Camps nos dice que «como respuesta a la interpelación de debilidad, el deber de cuidar se proyecta en la disposición a no dejar al otro desvalido, hacerse cargo de sus necesidades». En sus páginas cita a la politóloga e investigadora en estudios del cuidado Joan Tronto y los cuatro momentos del cuidado reflejados en cuatro actitudes: la atención, la responsabilidad, la competencia y la capacidad de respuesta.

En Ética de la compasión, Joan Carles Mèlich sostiene que «la compasión consiste en responder al dolor del otro acompañándolo». No deja de ser curioso ambas apelaciones a la respuesta. Cuidar es responder y corresponder a quien lo necesita, contestar con una acción a los requerimientos de quien no puede satisfacerlos de un modo autárquico.

Cuando cuidamos somos cuidadosos, porque estamos atendiendo, que es el momento en que nuestra atención está para el otro, pero no para un otro cualquiera, sino para una otredad inerme y desposeída de autonomía que requiere ser asistida porque por sí misma no puede derribar las adversidades que la coaccionan.

 

jose miguel del valle filosofo cultura inquieta cuidados atencion empatia persona devin avery ci
Fotografía por Devin Avery.

 

La enfermedad, la dolencia, los cuerpos dependientes, la precariedad económica, el maltrato psíquico, la violencia, la vejación, el sometimiento en todas sus abyectas encarnaciones, la expulsión del mercado laboral, la instrumentalización del daño, la erosión de la autoestima, la discriminación subrepticia... son experiencias que dejan maltrecha a la persona que las padece.

El concurso de la comunidad es decisorio para erradicarlas o para paliarlas. El cuidado por lo tanto salta a la dimensión pública en tanto que se desenvuelve en el espacio relacional, y porque al cuidarnos establecemos los criterios de lo que consideramos debería ser lo humano.

José Antonio Marina nos recuerda que cuidar es la actitud adecuada ante la vulnerabilidad de lo valioso, pero para dilucidar qué es lo valioso no nos queda más remedio que sopesar, dirimir, pensar. Si pensamos bien, veremos que no hay nada más valioso que un "tú" en el que el "yo" se positiva como un "yo".

Me atrevo a parafrasear la máxima cartesiana «Pienso, luego existo» y anudarla al cuidado, a esa atención en la que mostramos disponibilidad para la persona prójima. La máxima cuidadora se podría resumir en «Pienso, luego existes». Creo que este enunciado explica con una brevedad insuperable el fundamento de la ética.

 

jose miguel del valle filosofo cultura inquieta cuidados atencion empatia persona juan pablo rodriguez ci
Fotografía por Juan Pablo Rodríguez.

Filósofo y escritor, José Miguel Valle se dedica al estudio y análisis de la interacción humana. Escribe semanalmente en su blog Espacio Suma NO Cero. Es autor de los ensayos La capital del mundo es nosotros, La razón también tiene sentimientos, El triunfo de la inteligencia sobre la fuerza y Leer para sentir mejor (edición tetralingüe). Su último libro es La belleza del comportamiento (2022).

 

 Miguel Valle Miniatura Firma