20mlogo

Cabeceras-SECCIONES-EROTICA

Sexo desenfrenado en la obra de la feminista Joan Semmel

Hoy en día, esta pintora neoyorkina es conocida principalmente por sus particulares autorretratos, pero hace cuarenta años su carrera despegó en el barrio del Soho con una muestra que despertó de su letargo machista a todos los críticos y le convirtió en la reina del erotismo  de Manhattan.

 

Erotic Yellow 1972 1973

Erotic Yellow, 1973

 

Semmel era una joven rompedora de su generación, aunque aún no era consciente de ello cuando llegó a España tras finalizar sus estudios en la Art Students League de Nueva York. La luz, la alegría y el movimiento cultural que se vivía en las grandes capitales, atrajeron a esta pintora hasta la península para vivir en primera persona el expresionismo abstracto, hasta que en 1970 decidió volver a su ciudad.

Todo parecía normal, hasta que Joan se paró delante de un quiosco y se topó de bruces con la realidad. La figura de la mujer se había transformado a lo largo de aquellos años en un mero objeto sexual, una cosa decorativa moldeada al gusto de lo masculino que vendía bien con poca ropa. El susto y la indignación fueron suficientes para que la artista comenzará a fraguar su camino como profesional en el arte. Se podría decir que gracias a las mentes cuadradas de los setenta, nació una bestia del feminismo artístico.

Harta, aburrida  y -hasta el mismísimo coño- de aguantar la burla que se hacía de su género, Semmel cogió los pinceles y entre 1971 y 1973, dio vida a dos series eróticas que resonaron en todo el mundo cultural, más allá de La Quinta Avenida.
El resultado de su trabajo plasmó a la perfección la diferencia que existe  entre lo que la mujer tiene permiso para expresar en esta sociedad y lo que realmente quiere decir. Dejó de lado la sensiblería tradicional femenina y recreó la verdad de los cuerpos, entrelazados, amándose y quemándose en una relación sexual tan natural como visceral.

 

Flip Dlop Diptych 1970 1971

Flip-Dlop Diptych, 1971


Cuando pintó la primera serie, se dejó llevar por la influencia del impresionismo abstracto con el que había experimentado en España. En la segunda, sufrió una evolución y convirtió la abstracción en realismo, pero sus formas no abandonaron la fuerza de la expresión y continuó usando colores potentes y no naturales para dar intensidad a las escenas.


Su obra grita a los cuatro vientos que el sexo es cosa de dos y que solo tiene valor cuando ambos se respetan como iguales. El cuerpo masculino pesa sobre el de la mujer, mientras las manos de ella rompen con los clásicos tabúes de lo moral y lo prohibido. De esta manera, Joan Semmel transforma al espectador en un voyeur que no puede evitar sentir excitación al observar como sus amantes se mueven.

 

Green Heart 1970 1971

Green Heart, 1971

 

Hold 1972 1973

Hold, 1973

 

Indian Erotic 1972 1973

Indian Erotic, 1973

 

Untitled 1971

Untitled, 1971

 

Joan Semmel On The Grass 1978

On The Grass, 1978

 

Joan Semmel Purple Diagonal 1980

Purple Diagonal, 1980

 

Joan Semmel Yellow Sky 2015

Yellow Sky, 2015

 

Joan Semmel Red White and Blue

Red White and Blue, 1973

 

texto y curación por Adela M. Sevilla via Joan Semmel

logo

    
×
¿Te gustan nuestros contenidos?

Recibe nuestra Newsletter quincenal con artículos exclusivos de arte, erótica, estimulante y lifesyle.

 

×