El principio de "Corazón tan blanco", de Javier Marías , uno de los más hermosos de nuestra literatura

El escritor Javier Marías falleció el domingo 11 de septiembre de 2022 a los 70 años en un hospital de Madrid donde estaba ingresado por una complicación de la afección pulmonar que padecía, según han confirmado a Efe fuentes de su editorial.

Al acabar cada una de sus novelas, contaba, estaba convencido de que no habría una próxima, porque le parecía imposible acometer otra vez la tarea de crear un mundo y unos personajes nuevos. Por eso trabajaba cada página como si fuera la última. El tiempo, ese al que tanto se acercó en sus escritos, le ha sacudido demasiado pronto. 

Se sentía acabado como autor cada vez que finalizaba un libro pero, con más de cinco décadas dedicadas a la escritura, ha sido uno de los nombres esenciales y más prestigiosos de la literatura contemporánea en español, un hombre crítico y siempre fiel a sus principios.

 

javier marias retrato.jpg
Javier Marías, novelista español. Fotografía de El País.

 

Habitual en las listas de candidatos al Premio Nobel de Literatura cada año, la extensa obra de Javier Marías, nacido en Madrid en 1951, fue galardonada a lo largo de su carrera con numerosos reconocimientos, uno de los cuales, el Nacional de Literatura, rechazó porque no creía que el Estado debiera hacerse cargo de este tipo de premios.

En diciembre de 2021 fue elegido miembro internacional de la Royal Society of Literature, la organización benéfica del Reino Unido para la promoción de la literatura, una lista que incluye, entre otros escritores, a David Grossman, Annie Ernaux, Amin Maalouf y Olga Tokarczuk.

Además de los numerosos galardones que recibió durante su carrera, el reconocimiento por parte de la crítica y el público se desprende de muchas cifras: autor de 16 novelas, además de libros de ensayos, relatos y cientos de artículos periodísticos, sus obras se han publicado en 46 lenguas y en 59 países, con casi nueve millones de ejemplares vendidos.

 

corazón tan blanco javier marias
Corazón tan blanco, de Javier Marías.

 

El principio de Corazón tan blanco, la novela de Javier Marías publicada en 1992, es uno de los más hermosos y elogiados de nuestra literatura contemporánea. 

«No he querido saber, pero he sabido que una de las niñas, cuando ya no era niña y no hacía mucho que había regresado de su viaje de bodas, entró en el cuarto de baño, se puso frente al espejo, se abrió la blusa, se quitó el sostén y se buscó el corazón con la punta de la pistola de su propio padre, que estaba en el comedor con parte de la familia y tres invitados. Cuando se oyó la detonación, unos cinco minutos después de que la niña hubiera abandonado la mesa, el padre no se levantó en seguida, sino que se quedó durante algunos segundos paralizado con la boca llena, sin atreverse a masticar ni a tragar ni menos aún a devolver el bocado al plato; y cuando por fin se alzó y corrió hacia el cuarto de baño, los que lo siguieron vieron cómo mientras descubría el cuerpo ensangrentado de su hija y se echaba las manos a la cabeza iba pasando el bocado de carne de un lado a otro de la boca, sin saber todavía qué hacer con él».

Este es el ya legendario comienzo de un clásico contemporáneo, Corazón tan blanco, cuyo protagonista y narrador —Juan Ranz— prefiere siempre no saber, consciente de lo peligroso que resulta escuchar: los oídos no tienen párpados, y lo que les llega ya no se olvida. Traductor e intérprete de profesión, es él ahora el recién casado, y en su propio viaje de novios, en La Habana, asomado al balcón, es confundido por una desconocida que espera en la calle, y sin querer escucha una conversación de hotel.

A partir de entonces, «presentimientos de desastre» envolverán su matrimonio. Pero la clave de ese malestar quizá esté en el pasado, pues su padre hubo de casarse tres veces para que él pudiera nacer.

Una novela hipnótica sobre el secreto y su conveniencia posible, sobre el matrimonio, el asesinato y la instigación, sobre la sospecha, el hablar y el callar y la persuasión: sobre los corazones tan blancos que poco a poco se van tiñendo y acaban siendo lo que nunca quisieron ser.

Te seguiremos viviendo en tus palabras. Gracias por tanto, maestro.

h/t: Estandarte

 

Por