LeicaActividades Leica Akademie

Paolo Gasparini, el fotógrafo que retrató los contrastes de Latinoamérica

La trayectoria profesional de Paolo Gasparini está marcada por tres momentos vitales decisivos. 

Bajo el título Campo de imágenes, la Fundación MAPFRE acoge en la Sala Recoletos una exposición dedicada al trabajo del fotógrafo italo-venezolano, cuya obra es una consecuencia directa de esas vivencias que el artista aún rememora.

 

paolo gasparini fundacion mapfre exposicion
Carnaval, La Habana, 1962. Plata en gelatina. 37 × 57 cm. Colecciones Fundación MAPFRE. © Paolo Gasparini

 

La primera vivencia que determinó su carrera profesional tuvo lugar cuando experimentó su primer contacto con la fotografía. Fue traumático, lo vivió en la niñez. Tras la Segunda Guerra Mundial, un coronel yugoslavo del ejército de Tito se alojó en su casa. Durante un paseo con él descubrió en un almacén abandonado un baúl con cientos de fotografías que inmortalizaban los horrores de la guerra. “‘Cuidado, son la documentación de una guerra’, me dijo. Tenía 11 años y eso me marcó para siempre; supe que mi vida giraría alrededor de las imágenes”, explica el fotógrafo.

Algo que se confirmó cuando su hermano mayor, un arquitecto emigrado a Venezuela, le envió una Leica con la que comenzó a hacer sus primeras fotografías; otro momento decisivo para la obra del artista. Y más tarde, cuando con 20 años para evitar el servicio militar, emigró al país sudamericano comenzando a realizar fotografías por encargo.

 

paolo gasparini fundacion mapfre exposicion 3
Miliciano, Trinidad, Cuba, 1961. Plata en gelatina. 51 × 40 cm. Colecciones Fundación MAPFRE. © Paolo Gasparini

 

Ya en Sudamérica, Gasparini tuvo la última de sus revelaciones para dedicarse de lleno a la fotografía. En México, durante una misa en homenaje a 40 campesinos asesinados por unos paramilitares, quiso inmortalizar el ritual. La gente le miraba extrañada, hasta que una mujer se acercó para preguntarle por el motivo de tanta fotografía. “Usted sepa que aquí convivimos con los muertos. Haga usted buen uso de las fotografías”, le contestó ella a la respuesta del artista.

Desde entonces, la cámara de Gasparini le ha acompañado para retratar de la mejor forma posible las tensiones y contradicciones culturales del continente sudamericano. Sus imágenes transmiten la dura realidad social a la que se enfrenta una región cuya autenticidad cultural es incuestionable, y en la que el pasado y las tradiciones locales confluyen con una modernidad torpemente impuesta.

 

paolo gasparini fundacion mapfre exposicion 5
Campaña electoral, avenida Urdaneta, Caracas, 1968. Plata en gelatina 40 × 60 cm. Colecciones Fundación MAPFRE. © Paolo Gasparini

 

En la extensa retrospectiva, enmarcada en la sección oficial de la 25 edición de PHotoEspaña, los visitantes harán un recorrido por seis décadas a partir de 300 imágenes en las que queda patente lo global y contradictorio del continente Latinoamericano; sus desigualdades sociales, económicas y culturales.

Italiano de nacimiento, pero venezolano de corazón, Gasparini contrasta fotografías de Bogotá, Caracas, La Habana, Brasilia o São Paulo con otras tomadas en ciudades de Europa y de Estados Unidos. “Para mostrar que todo se parece bastante y acabar con los clichés; mostrar que la pobreza no solo está en Latinoamérica y que no están tan claras las diferencias entre primer y segundo mundo”, explica María Willis, comisaria de la exhibición.

 

paolo gasparini fundacion mapfre exposicion 4
La niña de la salina (1958). 18x14cm. Colecciones Fundación MAPFRE. © Paolo Gasparini
 

 

Gasparini ha creado una obra con un lenguaje visual propio que parece expresar en todo momento una crítica a la sociedad de consumo, al tiempo que revela una cierta obsesión por la forma en que nos seducen el marketing y la publicidad. Nos lo demuestran imágenes como esa en las que puede verse junto al cartel del Che Guevara, personificación de la revolución, con otro del capitalismo contra el que luchó, representado por Coca-Cola.

La Fundación MAPFRE nos invita a conocer el “campo de imágenes” de Paolo Gasparini, hasta el 28 de agosto en la Sala Recoletos.

 

Por