Un mismo vestido fotografiado por once fotógrafos diferentes

Todos sabemos que (casi) todo depende de los ojos o el punto de vista desde el que se mire. Este experimento fotográfico nos demuestra de la manera más gráfica esta máxima.

 

besidetheseasidephotography

 

¿Qué pasaría si varios fotógrafos hicieran una sesión de fotos con exactamente el mismo vestido? Esta es la pregunta que le vino a la mente a la fotógrafa inglesa Danielle Reeder.

Reeder decidió no quedarse con las ganas de conocer la respuesta y para ello reunió a un pequeño grupo de 11 fotógrafos de diferentes categorías, desde la foto documental hasta los retratos, con un único fin: todos ellos deberían fotografiar el vestido.

Así fue cogiendo forma el proyecto "The Travelling Dress Collective" que recoge en su nombre la idea de que la prenda fuera un viajero cuyo trayecto discurre por los lugares conceptuales  y creativos de cada uno de estos artistas. Este es el resultado.

 

Danielle Reeder

Danielle Reeder

Danielle Reeder1

Danielle Reeder2

 

“Nos reunimos unos días después de lo planeado y, aunque fue solo a mediados de febrero, tuvimos la suerte de tener un día relativamente cálido con condiciones de iluminación bastante perfectas.

Inicialmente había planeado celebrar la sesión en interiores con una sensación completamente diferente, por lo que realmente no tenía ninguna idea preconcebida para este día en particular.

Nos divertimos mucho explorando la ubicación y aprovechando al máximo los impresionantes alrededores, que funcionaron muy bien con el vestido ”, explica la fotógrafa y creadora del proyecto.

 

Gary Hill

Gary Hill

Gary Hill1

Gary Hill2

 

“Fue perfecto, porque en las mismas fechas tenía una sesión reservada con la modelo Simone Stocks, por lo que fue ideal aprovechar el viaje del vestido al mismo tiempo.

Debido a los compromisos laborales, nunca tuve tiempo de desempacar el vestido hasta que llegué al estudio la mañana del rodaje. Cuando lo hice, supe que encajaría perfectamente, así que después de un pequeño debate sobre el cabello y el maquillaje, teníamos la foto en 15 minutos. Muy contento con lo que producimos y realmente emocionado de poder compartirlo ahora. ¡Qué idea tan maravillosa!"

 

Sophia Benham

Sofia Benham

Sofia Benham2

Sofia Benham3

 

“Nuestro escenario utilizado fue The Square Tower en Southsea, Portsmouth. Los hermosos fondos de pared de color arena realmente se hicieron eco del color del vestido y también del color del cabello de Tara, nuestra modelo.

Disfruté muchísimo de la experiencia colectiva del vestido y realmente me ha hecho sentir más segura en un área que me apasiona. En un futuro cercano espero colaborar con más bailarines".

 

Francesca Low

Francesca Low

Francesca Low1

Francesca Low2

 

“Cuando pienso en algo bohemio, pienso en campos abiertos, luz, libertad y amor. Por esta razón, decidí aventurarme y salir al aire libre, a un bosque local con el vestido".

 

Rebecca Challis

Rebecca Challis

Rebecca Challis2

Rebecca Challis3

 

“Lo pasamos muy bien en la playa jugando en las dunas de arena y me encantan los tonos en las fotografías. Paula fue una modelo brillante, dispuesta a probarlo todo y realmente lo disfruté. ¡Me encanta cómo estas fotos finales muestran su alegría y amor por la vida!"

 

Elora Viano

Elora Viano

Elora Viano1

Elora Viano2

 

"Cuando vi el vestido, me sorprendió su brillo, su estilo y el escote profundo, porque sabía que podía usarlo de la forma que había imaginado.  

Al planear la sesión, pensé en una madre que todavía estuviera amamantando a su bebé, independientemente de la edad del niño. Quería mostrar lo hermosa, reconfortante y natural que es la lactancia materna, sin importar dónde se encuentre o qué lleve puesto”.

 

Lauren Shepherd 

Lauren Shepherd

Lauren Shepherd2

Lauren Shepherd3

 

“Me encanta cómo las inminentes nubes de tormenta agregan un efecto dramático a las imágenes. ¡Fue divertido tener la libertad creativa de usarlo para este proyecto”

 

Jo Haycock

Jo Haycock

Jo Haycock1

Jo Haycock2

 

“Pensé en este vestido durante bastante tiempo antes de que llegara a mi puerta. Soy alguien que está bastante interesada en las relaciones de las personas y cómo se conectan con los demás, o con los espacios a su alrededor. Sabía que el vestido iba a hacer un viaje conmigo, para unirme físicamente a todos lados a los que iba por el tiempo que pasaríamos juntos.

Era importante registrar un momento ceremonial de la llegada del vestido y darle la bienvenida a nuestra casa. Lo miré por un momento solo colgando allí antes de probarlo. Luego,  lo llevé conmigo en una sesión de fotos con una artista, Michelle se sintió atraída por ella y se lo probó. También mi hija de 12 años me dijo que le encantaban los destellos, así que jugó un rato en él ”.

 

Ashleigh Shea

Ashleigh Shea

Ashleigh Shea1

Ashleigh Shea2

 

“Sabía desde el principio que la mayoría usaría modelos adultas para el proyecto, pero desde el momento en que me uní decidí que iba a utilizar a mi hija de 13 años de mdelo. ¡Desafortunadamente, me equivoqué en la fecha de mi turno y toda mi planificación se fue al traste ya que tenía el vestido el fin de semana antes de lo que pensaba!

Entonces, después de un día ajetreado de rodaje, corrimos rápidamente al bosque un domingo frío para divertirnos un poco y ver qué podíamos conseguir. De hecho, estoy contenta de que haya resultado así, ya que mi plan original era peinarla y maquillarla un poco. La forma en que terminó fue mucho más natural y mucho más Leah".

 

Chantal Storrs-Barbor

Chantal Storrs Barbor

Chantal Storrs Barbor1

Chantal Storrs Barbor2

 

"Quería recrear un poco de ambiente de los 70. El vestido es tan versátil que fue fácil crear la atmósfera correcta con un poco de ayuda de la iluminación. Utilicé un LED continuo para iluminar el modelo y también instalé algunas luces de fondo detrás para darle algo de profundidad a la imagen ”, explica Chantal.

 

Andrea Bradley

Andrea Bradley

Andrea Bradley2

Andrea Bradley3

 

"Al principio, estaba completamente avergonzada y cohibida, pero hice el esfuerzo de relajarme, y en realidad estuvo bien. Mi miedo escénico se calmó, hice la sesión y sobreviví. Recomiendo a todos que hagan esto al menos una vez. ¡Estar frente a la cámara es realmente divertido!"

 

 

 

Cultura Inquieta logo