Volver

Volver a volver. Todo, es este momento, es suceptible de volver. 

 

volver 

 

Volver a llenar el depósito de gasolina para rodar en los días idénticos.

 

Volver al insomnio y a soñar con las fechas en rojo del calendario.

 

Volver a sacar la ropa de las bolsas de la estacionalidad.

 

Volver a las legañas en los ojos y al café recién hecho en los patios de luces.

 

Captura de pantalla 2018 09 28 a las 12.59.59

 

Volver a llenarnos los pulmones de dióxido de carbono y a poner nuestros corazones a prueba en cuanto a resistencia y elasticidad. Porque somos elásticos, somos predecibles, somos flexibles por encima de nuestras posibilidades.

 

Volver a reiniciar el cerebro para atender a las órdenes del universo. Volver a querer querer, volver a perdonar, a perdonarnos.

 

Volver a nuestro sitio de vez en cuando para volver a hichar los pulmones de musgo.

 

VOLVER 3

 

Volver a la comida rápida y a la digestión pesada, a la tierra mojada y a las tormentas de otoño que cierran la puerta al sol y a los días en calma. 

 

Volver al vicio, o volver a la vida sana, volver a los propósitos de cada lunes, a las drogas que apaciguan los latidos durante unos segundos.

 

Volver al narcótico celestial. Volver a sangrar por la nariz, volver a descubrir. Volver a escribir.

 

Volver a llenar la nevera de abrazos y el congelador de mantras que nos hagan sentir vivos. 

 

Volver a enfermar, volver a sanar, volver a madurar. 

 

Volver a retomar. Volver a abandonar.

 

VOLVER PORTADA

 

Volver a llenar el cine con las ganas de escapar. 

 

Volver a llenar los cuartos de estar. Los nuestros. Los de los demás.

 

Volver a mudar la piel y a desnudarnos delante del espejo.

 

Volver a oler el papel de los libros pendientes. 

 

Volver a trazar mapas imaginarios y a la cartografía de los cuerpos propios y ajenos.

  

Volver a los sitios comunes. Donde nos enamoramos y donde nos olvidamos.

 

Volver a llenar los salones de baile. 

 

Volver a dejar huella o volver a tomar la pastilla para olvidarlo todo.

 

Volver a cerrar puertas y abrir heridas, o al revés.

 

Volver a salir de viaje por el sol.

  

Volver a sentir que nos sentimos nada. Volver a vibrar con todo. Volver a morir con nada. Volver a Renacer. Volver a sentir.

 

Volver a quererte, mucho. Volar. Aterrizar. Volver. 

 

Siempre.

Todas las imágenes pertencen a  The End of the F***ing World  

Ilustración de portada: Coco Dávez

 

Cultura Inquieta logo