Wangari Maathai: plantar árboles como un acto de esperanza y de rebeldía

La primera mujer africana en recibir el Premio Nobel de la Paz fue la responsable de la plantación de millones de árboles.

 

Wangari MaathaiAmbientalista, feminista y pionera: la keniata Wangari Maathai (1940-2011) fue la primera mujer africana en ganar un Premio Nobel de la Paz

 


La generación que destruye el medio ambiente no es la que paga el precio. Ese es el problema.

―Wangari Maathai


Cuando hablamos de rebeldía es fácil pensar en actos dramáticos y grandilocuentes, en héroes y revoluciones. Pero, ¿quién pensaría que plantar árboles podría ser un contundente acto de resistencia? Wangari Maathai nació en 1940, en Kenia, cerca de una higuera sagrada. Tal vez ese hecho, que bien podría pasar desapercibido, marcó su destino: sería a través de los árboles —maestros de la autenticidad y la pertenencia— que ella lucharía toda su vida por distintas causas. Su incansable esfuerzo, uno que dedicó al planeta y su conservación, pero también a los derechos de las mujeres, la convertirían en la primera mujer africana en ganar el Premio Nobel de la Paz, en 2004, por su “contribución al desarrollo sustentable, la democracia y la paz”.

Desde su comunidad rural keniana, Maathai creció en un país explotado por el  colonialismo británico, época en la que se terminó enorme cantidad de áreas arboladas para sembrar té. Además, la pequeña se formó en una sociedad donde sólo los hombres podían estudiar y tener carreras profesionales; por fortuna para todos, rompió la norma y fue enviada por su madrea a la escuela.

 

acacia tree Mariamichelle
Acacia en el Serengeti. Tanzania. Foto, de Mariamichelle

 

Maathai amaba la naturaleza y la estudió toda su vida: primero biología, para más tarde doctorarse en ciencias en Estados Unidos, y finalmente enseñar, durante años, anatomía veterinaria en la Universidad de Nairobi. Fue, además, la primera mujer en el este y centro de África en adquirir el grado académico de doctora, algo que, inevitablemente la convirtió en pionera de la defensa de los derechos de la mujer. En 1976 comenzó a desarrollar el concepto de la siembra de árboles comunitaria; su país había dejado de ser una colonia, pero la pobreza que lo azotaba hacía de la venta de maderas y la tala ilegal de árboles para dar lugar a la siembra de té, café y tabaco, una popular fuente de ingreso..

Llevada a su máxima expresión y organización, la siembra comunitaria derivaría en la creación del Green Belt Movement, organización cuya meta era la reducción de la pobreza y la conservación ambiental, ambas a través de la plantación de árboles. Esto implicaba concientizar a la población, explicando la importancia de cuidar el medio ambiente y pensar en el futuro de las generaciones por venir. Además, en un país donde la mujer vivía bajo el yugo de los hombres, ella fomentó que los viveros locales fueran cuidados por mujeres de las muchas aldeas donde trabajó, dándoles un nuevo lugar dentro de sus sociedades.

El trabajo realizado por Wangari Maathai y el Green Belt Movement (Movimiento Cinturón Verde) culminó en la plantación de alrededor de 30 millones de árboles, y empoderó a miles de mujeres africanas, convirtiéndolas en agentes del cambio. Maathai fue una pionera al mostrar un nuevo camino para la humanidad entera, uno en el que la igualdad y la sustentabilidad se encontraron, uno en el que el papel de los árboles, al fin, tuvo el lugar que le corresponde.

 

En la década de 1970, Maathai fundó el Green Belt Movement, una ONG centrada en la conservación del medio ambiente y los derechos de las mujeres. [Vídeo con subtítulos]:

 

via aleph

 

 

 

Cultura Inquieta logo