Las adicciones digitales nos causan sobredosis de dopamina

Los índices de depresión y ansiedad crecen en los países desarrollados. Uno de los motivos que desencadena esta epidemia es el excesivo aumento de los niveles de dopamina en nuestros cerebros.

 

adrian swancar adiccion pantallas
Imagen de Adrian Swancar.

 

El incremento del neurotransmisor de la dopamina, uno de los más asociados con el placer y recompensa, es debido a, entre otros factores, el excesivo consumo de entretenimiento y redes sociales a través de las pantallas. Los videojuegos, las aplicaciones de citas y las plataformas de vídeo son responsables de que nuestro cerebro reciba y demande cada vez más cantidad de dopamina. 

Algunos psiquiatras están comenzando a recetar un "ayuno" de dopamina, es decir, abstenerse del uso reiterado de pantallas durante un tiempo para que el cerebro se acostumbre a vivir con niveles menos elevados. 

 

joao ferrao adiccion pantallas
Fotografía de Joao Ferrao. 

 

Cuando hacemos algo que disfrutamos, como jugar videojuegos, el cerebro libera un poco de dopamina y nos sentimos bien. Pero una vez la actividad placentera se acaba, el cerebro tiene una bajada como si se tratara de una resaca o el síndrome de abstinencia. Esto, por lo general, se autoregula por homeostasis pero hay una tendencia natural a que nuestro cerebro busque de nuevo el placer de otra dosis, como si se tratara de una droga. 

 

vladimir fedotov dopamina
Fotografía de Vladimir Fedotov. 

 

Si mantenemos este patrón durante un tiempo prolongado, los índices de ajuste para el placer del cerebro cambian. Ahora tenemos que seguir consumiendo pantallas, no para sentir placer, sino para sentirnos normales. Tan pronto como paramos, experimentamos los síntomas propios de la abstinencia: ansiedad, irritabilidad, insomnio, disforia y preocupación mental por consumir.

 

rhett noonan adiccion videojuegos
Imagen de Rhett Noonan. 

 

Las adicciones electrónicas son relativamente nuevas. Estos productos digitales están diseñados para ser adictivos, y todas las personas estamos sucumbiendo a ellos. Los estados depresivos y de ansiedad que producen nos hacen replantearnos cómo de sostenible es el consumo de ellos. 

La solución no es renunciar por completo a los servicios de internet, sino realizar un uso más moderado de ellos, evitando que nos aislen socialmente del mundo real y siendo conscientes de su potencial como elemento de adicción.

 

joshua eckstein dopamina
Foto de Joshua Eckstein.

 

Via: The Wall Street Journal

Por 

Cultura Inquieta logo