Borges y el argumento ornitológico que demuestra la existencia de Dios

El escritor argentino Jorge Luis Borges narró las posibilidades de lo imposible. Desde lo ficticio, nos hizo ver lo que es imposible.

Como si un ciego de nacimiento pudiera preguntarnos qué se experimenta al “ver”, aunque tampoco él pudiera expresarnos cómo es "no ver", nos descubrimos entre lo visto y lo no visto, sin saber qué es lo que hemos entendido, qué empieza a ser posible y qué todavía no lo es. ¿Estamos fuera o dentro de una ficción sobre todas las cosas?

Gracias a Pijama Surf.

Retrato de Jorge Luis Borges
El escritor Jorge Luis Borges.

Distintos escolásticos medievales de la Europa cristiana intentaron respaldar la teología eclesiástica con lo que se denomina “teología natural” y que parte de la premisa de que no es solo posible creer, sino que nosotros mismos, como seres racionales, podemos discernir qué es verdad y que, por tanto, Dios existe.

Un argumento ontológico es una relación de predicados sobre la realidad de algo que no podría ser falso, siempre y cuando esta relación de sentencias no pueda negarse. Sin embargo, Borges fue más lejos, no respaldando la visión de la verdad con la lógica, sino solo mirando una revelación, lo que ya es o implica, aunque sea por un segundo, no prestar atención a un hecho que podría haber sido una certeza.

Su argumento ornitológico es solo una escena que contiene un vuelo de pájaros y no al Dios cuya existencia se pone a prueba. Se trata de un ejercicio de micro-ficción que puede leerse en su libro de cuentos El Aleph, publicado por primera vez en 1949:

"Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segundo o acaso menos. No sé cuántos pájaros vi. ¿Era definido o indefinido su número? El problema involucra el de la existencia de Dios. Si Dios existe, el número es definido, porque Dios sabe cuántos pájaros vi. Si Dios no existe, el número es indefinido, porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o dos pájaros. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete, seis, cinco, etcétera. Ese número entero es inconcebible, ergo: Dios existe".

Jorge Luis Borges
Fotografía de Nirs
Fotografía de Nirs.

Un argumento ontológico es, en resumen, cualquier intento de probar que hay un ser creador partiendo, por un lado, de lo que podemos saber y, por otro, de aquello que escapa al entendimiento.

Borges nos hace ver con la ficción algo que, de hecho, no vemos, es decir, algo que está más allá de nuestro intelecto. En su pequeño relato, nos habla del número de pájaros, pero también de algo que llena ese vacío de información. Según el escritor, todo lo que no puede atribuirse a lo visto puede ser dado a Dios, luego: el Dios que no existe o que no fue visto, existe y es ver.

¿Este argumento ornitológico es una sátira? ¿Un pensamiento en el estado más puro de la inocencia? ¿Un juego para distraer la mente? ¿O una respuesta de Borges a su propia ceguera como hombre y como escritor anciano lleno de palabras y ciego a su externalidad?

Los últimos años de la vida del escritor argentino le permitieron ver a Dios o ignorar para siempre el número exacto de aquellos pájaros.

Fotografía de Nirs.

Si las cosas que ya no podía ver Borges seguían siendo visibles fuera de su mente, lo que es seguro es que los pájaros existen, pero no que Borges alguna vez viera todo lo que vio durante su vida como vidente.

¿Hemos visto lo que hemos visto? ¿Cómo saberlo si solo lo sabemos nosotros? ¿Cómo es que lo sabemos si “no ver” no tiene comparación o no puede describirse? ¿Cómo tener la certeza de una visión si no puede ponerse en duda? ¿No podemos creer en algo sin saber de qué estamos hablando?

Como escribió el escritor argentino en el cuento homónimo de su libro El Aleph:

"…la esencia de lo que ambicionamos no es otra cosa que la sombra de un sueño".

Apúntate a nuestra newsletter

Únete a nuestra comunidad. Así podremos invitarte a los eventos que organizamos y estarás al tanto de convocatorias y concursos.