Bailarines de la inglesa danza Morris, retratados por la fotógrafa Rachel Adams

La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.

Bailarines de la inglesa danza Morris, retratados por la fotógrafa Rachel Adams

Esta tradición, que data del siglo XV, permanece viva gracias a quienes continúan practicándola, vistiendo sus llamativos trajes y divirtiéndose en comunidad.

La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.

Alrededor del mes de mayo comenzó a popularizarse en Inglaterra la conocida como danza Morris, con la que se iniciaban las procesiones y otras fiestas populares que se celebraban por entonces.

Esta danza se caracteriza por sus llamativas vestimentas y accesorios, como palos, espadas o pañuelos, aunque también puede bailarse practicando sencillamente su andar rítmico con nada más que el propio cuerpo.

Aunque no se conoce la fecha exacta en la que la danza Morris comenzó a popularizarse, los primeros registros se remontan a 1448. Una teoría defiende que el ritual podría tener un origen berberisco y de ahí su nombre “moorish dance” (“danza morisca” en español), mientras que otra explicación más sencilla apunta a que su nombre proviene del término latín “mores”, que significa "vestido".

La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.

Sea como sea,la fotógrafa Rachel Adams le fascina esta danza y así lo refleja en sus fotos, con las que busca retratar una tradición que permanece viva en algunas zonas de Inglaterra y cuyo fin último es celebrar en comunidad.

En sus imágenes podemos ver cómo existe una nueva generación de bailarines de danza Morris, con los que Rachel comenzó a encontrarse en pubs, eventos y festivales durante su estancia en Southampton, donde trabajaba para un periodista local.

Las coreografiadas figuras que no paraban de moverse arriba y abajo con atuendos llamativos llamaron su atención, así como los instrumentos de percusión que llevaban como accesorios, en forma de pulseras para las muñecas y los talones.

La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.

Adams comenzó a interesarse por una tradición que rescataba el folklore inglés y, en 2016, comenzó a tomar fotografías de un movimiento cada vez más popular en Inglaterra y del que quería resaltar su valor.

"Me atrajo esta subcultura difamada y estigmatizada porque me parecía injusta: otros países promueven y valoran sus bailarines y trajes tradicionales, pero en Inglaterra se ríen de ellos como una reliquia espeluznante del pasado".

En la actualidad, la danza Morris está en pleno auge, sobre todo tras la actuación del grupo Wet Leg acompañado de un grupo de bailarinas de dicho baile en los Brit Awards 2023.

Para Rachel Adams, la buena acogida de la sociedad es simplemente una muestra más de un incipiente interés por la vida rural, las tradiciones y todo el folklore que nos rodea.

"Hay 13.600 bailarines actuando regularmente en todo el país, todos con sus propias coreografías individuales y originales y trajes inspirados en 700 años de historia de Morris".

La fotógrafa además señala que la danza está adoptando nuevas formas de expresión, acompañada de música electrónica y remezclas contemporáneas de canciones tradicionales.

La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.
La fotógrafa Rachel Adams retrata cómo esta tradición del s. XV vive gracias a quienes continúan practicándola y divirtiéndose en comunidad.

En sus fotografías, podemos ver a los jóvenes ingleses reconciliarse con el pasado colonial británico mientras rinden homenaje a su cultura, afrontando un pasado complicado pero aceptándolo con todas sus consecuencias para poder mirar al futuro gracias a la cultura, el folklore y la tradición.

Apúntate a nuestra newsletter

Únete a nuestra comunidad. Así podremos invitarte a los eventos que organizamos y estarás al tanto de convocatorias y concursos.