Imagen de la estancia con pinturas de Miguel ángel

Se abre al público una estancia pintada por Miguel Ángel en la que estuvo escondido durante su exilio

La creatividad y las musas son algo tan intrínseco al alma de un artista que aflora hasta en los peores momentos. El talento, en muchas ocasiones, puede funcionar como una válvula de escape a una realidad que no siempre es favorable.

Por todos es sabido que Miguel Ángel es uno de lo artistas más importantes de la historia y no sólo por la calidad milagrosa de todas sus obras, sino por lo prolífico que fue. No podía parar de crear y eso es algo que queda reflejado con el último descubrimiento realizado que atañe a su leyenda.

En 1530, el icónico artista se escondió durante dos meses tras recibir la sentencia de muerte del Papa Clemente VII. La causa fue la lucha política en la que entraron sus mecenas, la familia Medici, que acababan de regresar a Florencia tras ser derrocados por una revuelta populista en 1527.

Durante su exilio, Miguel Ángel trabajó con el efímero gobierno republicano. Aseguró los muros de defensa de la ciudad y, por lo tanto, se convirtió en enemigo de sus poderosos partidarios.

Antes de que el Papa anulara la sentencia, se cree que pasó dos meses escondido en una pequeña estancia de sólo 10 metros de largo por 3 metros de ancho, techos de 2,5 metros en sus puntos más altos y una sola ventana a la calle.

Escondida en las Capillas de los Medici en la Basílica de San Lorenzo, la sala claustrofóbica también se convirtió en un lienzo para el artista que realizó docenas de dibujos en las paredes.

Utilizando madera carbonizada y tiza roja, el artista representó varias obras figurativas, incluida la cabeza de la antigua escultura del Laocoonte y versiones de sus propias obras maestras, incluida su pintura Leda y el cisne y versiones de su estatua El David.

Los dibujos estuvieron ocultos hasta 1975, cuando el entonces director de las Capillas de los Medici, Paolo Dal Poggetto, intentaba encontrar un nuevo espacio para la salida del museo.

Una trampilla debajo de un gabinete conducía a la habitación, que estaba sucia por haber albergado carbón sobrante durante dos décadas. Cuando finalmente se quitaron las dos capas de yeso de las paredes, el museo descubrió las obras de arte.

Dadas sus reducidas dimensiones, el espacio ha estado restringido hasta ahora a los visitantes por miedo a dañar los dibujos, aunque el 15 de noviembre se abrirá por primera vez al público. La decisión se produce después de renovaciones de seguridad que permitirán el ingreso de cuatro visitantes a la vez, con solo 100 entradas disponibles por semana, hasta el 30 de marzo de 2024.

Apúntate a nuestra newsletter

Únete a nuestra comunidad. Así podremos invitarte a los eventos que organizamos y estarás al tanto de convocatorias y concursos.