Lisboa, la ciudad con más librerías del mundo

Se nos escapan los motivos por los que estamos enamorados hasta las trancas de Lisboa, la ciudad de la luz infinita. 

 

 pessoa.jpg

Café A Brasileira con Fernando Pessoa al frente 

 

Lisboa, es la ciudad donde vamos los que buscamos el mar, la luz, la vuelta a lo real, los costumbristas crónicos y  universales,  los que huimos del ruido, los que hallamos hogar en sus platos con sabor a océano y los que sin saberlo, necesitamos reconciliarnos con algo, quizá con nuestra saudade, esa que pasamos la vida intentando evitar.

¿Pero y sus librerías? Las tiendas de libros dan perfecta muestra de los intereses e idiosincrasia de un país, ¡y Lisboa está plagada de ellas! Llama la atención en Lisboa la presencia de muchísimas librerías de viejo o segunda mano, en especial en los barrios históricos. así como ferias del libro antiguo al aire libre, mercados de ocasión, etc.

Así, Lisboa ofrece un recorrido por sus barrios y calles a través de sus librerías más paradigmáticas. En Chiado, camino del Bairro Alto, se halla Bertrand, fundada en 1732, la librería en funcionamiento más antigua del mundo, con salas y salas que culminan en un moderno y bohemio café.

  

lisboa2.jpg
Fachada del barrio de Alfama 

 

A pesar de sus casi tres siglos de historia, las constantes reformas la conservan como nueva. Cuenta con una pequeñísima sección en español y es la más turística de todas, hasta el punto de haberse convertido en una cadena.

En la misma calle la centenaria Sá da Costa pasa desapercibida entre la marabunta de turistas que desfilan hacia el café A Brasileira. Esta antigua librería huele a polvo y humedad, con ejemplares de varios siglos de antigüedad, y sobrevive como la principal librería de viejo de la capital.

Pocas reformas han visto sus paredes, y en sus tripas oculta todo tipo de exclusivos objetos de decoración. También cuenta con una pared entera de libros en español, todos gangas de segunda mano.
Paralelo W es una librería en un piso de la Baixa, tal cual.

Pocos conocen esta minúscula librería de la editorial Averno especializada en poesía, y es sin duda una de las más curiosas de Lisboa. Cerca, en Mouraria, Simão dirige la librería más pequeña del mundo, tan pequeña que él no cabe dentro, aunque sus 4 m2 albergan más de 3000 libros, todos de segunda mano en uno de los rincones más encantadores de la ciudad, las Escadinhas de São Cristovão. A cinco minutos, por encima de la catedral, Fabula Urbis es un templo dedicado a la ciudad y las páginas que la habitan: esta pequeña librería sólo alberga libros sobre Lisboa, ambientados en la ciudad o escritos por autores lisboetas, en distintas lenguas, español incluido.

lisboa3.jpg
Un lector sumergido en su libro en una escalera de La Alfama

Fuera del centro histórico, Pó dos livros destaca con una excelente selección que da cabida a editoriales alternativas y pequeñas, con una amplia sección infantil y un espacio elegante en la Avenida Duque de Àvila. Pero la más impresionante librería de la ciudad es sin duda Ler Devagar, que se encuentra en LX Factory, un complejo industrial abandonado reconvertido en la meca hipster de Lisboa. La librería ocupa una enorme nave industrial donde caben café, espacios de exposición, sala de actos y tartas caseras. Es, para más inri, la única librería del mundo donde se permite fumar.

En los últimos años, la gentrificación del centro y los cambios en el negocio está provocando el cierre de múltiples librerías históricas, como Aillaud & Lellos, y con ellas parte de la magia y la historia de Lisboa se pierden para siempre. 

Lisboa tiene el peso de ser una ciudad que vive de espaldas al resto del mundo pero de cara al océano…y es esa mezcla la que la hace única, luminosa a rabiar y una de las más hermosas del mundo. Ojalá no pierda su alma, ni sus maravillosas librerías. 

 

 

 

Cultura Inquieta logo