¿Quieres una taza de té? Un vídeo genial explica qué es el consentimiento sexual

Hay quien aún no entiende (o no le da la gana de entender) que cuando una persona está tan ida, confusa, noqueada (alcohol, drogas..) que no se entera de lo que está pasando y te aprovechas sexualmente de su situación, la estás violando.

Por Sylvia de Béjar

 

 

O que si alguien tontea “no se lo está buscando”; o que si hace un tiempo fulanita o fulanito quiso montárselo contigo no implica que ahora tenga que repetir si NO lo desea hacer; o que si habéis empezado a desvestiros pero decide a medio camino que no quiere más, has de respetar su decisión; o que si no dice nada ni se niega, pero no accede claramente (y en pleno uso de sus facultades) a tener un roce sexual, no debes ponerle una mano encima…

Parece mentira, pero hay muchas personas que no entienden que tener relaciones sexuales con una persona sin su consentimiento es una violación. Parece mentira que se tenga que explicar algo así, pero hay que hacerlo.

El elevado número de casos que se producen en Estados Unidos y Gran Bretaña, donde hasta se han acuñado términos como rape culture (cultura de la violación) o date rape (cita para violar), ha hecho necesario que se lleven a cabo todo tipo de campañas para educar sobre consentimiento, es decir, para que se entienda qué significa acceder a tener relaciones y qué no. Este vídeo británico (puedes entrar en la web Consent is everything para obtener más información, aunque toda en inglés) es un ejemplo de ello y, como lleva subtítulos en español, he decidido compartirlo, porque aunque en España no se hable mucho de la cuestión, también están produciéndose agresiones de este tipo.

Asimismo, desde aquí te animo a entrar en la web de Yana Mazurkevich, la estudiante estadounidense autora de las campañas fotográficas “It Happens” y “Dear Brock Turer”. La primera busca mostrar que el abuso sexual puede pasarle a cualquiera. No debemos olvidar que aunque la mayoría los cometan hombres, también hay mujeres agresoras (pocas, pero haberlas, haylas) y varones que son víctimas (de desalmados de ambos sexos). La segunda serie de fotografías recoge las razones por las que se culpa a la víctima de lo que le ha ocurrido. Yana decidió a hacerla tras enterarse de la puesta en libertad de un un universitario estadounidense, ex campeón de natación, que había violado a una compañera universitaria tras solo tres meses de cárcel. El caso fue muy sonado en Estados Unidos, por como sucedio y por la carta que la víctima le escribió al agresor. Si queréis leer más, pinchad aquí.

Para terminar, compartimos estos otros videos de Project Consent:

 


Por Sylvia de Béjar, especialista en sexualidad y relaciones de pareja
Podemos seguirla en su blog y FB

 

Cultura Inquieta logo