Tira, la cebra con puntos que nos demuestra que se puede ser diferente y encajar en un grupo

A pesar de ser diferente, este ejemplar es acogido sin ningún problema en su manada ubicada en la Reserva Nacional Masái Mara de Kenia.

 

cebra puntos

Tira | Foto, National Geographic

 

“No noté ningún comportamiento diferente o extraño. No observé tampoco ningún rechazo por parte del grupo; parecía bien integrada, en un grupo grande de cebras y ñus, era como una más”, confirmaba el guía de viajes Emilie Poudroux a National Geographic. Corroborando que, al menos entre los animales, no hace falta ser idéntico al resto para encajar en un grupo.

“¡Es la primera vez que veo algo así, es muy emocionante!”, continúa Poudroux. Fue otro guía quien descubrió esta cebra, mutada genéticamente y única en esta reserva natural, y la bautizó con su apellido: Tira. Hace años encontraron un ejemplar similar solo que en este caso mantenía también las rayas y la cola en forma de cepillo.

 

 

No es el caso de Tira, que además de los lunares tiene la piel marrón. Pero, ¿por qué habitualmente las cebras tienen rayas? Según un estudio publicado por Journal of Natural History, estas sirven para provocar que estos animales suden y su temperatura desciendan, siendo la termorregulación su principal función.

Por otra parte, otro estudio, firmado por la revista científica Journal of Experimental Biology, defiende que el objetivo de las rayas es el de proteger a las cebras de moscas y tábanos. Los insectos podrían sentirse atraídos por la luz polarizada al ser parecida a la que se refleja en el agua, donde ponen los huevos. Sería el caso del pelaje negro de los caballos frente al marrón, el blanco o las rayas mencionadas, menos tentadores para los pequeños bichos.

 

h/t: National Geographic 

 

Por 

Cultura Inquieta logo