El "Savoir-faire" o el arte de saber disfrutar de la vida

Hay conceptos que no se pueden traducir literalmente porque se fraguan con todo el peso de la esencia de un lugar concreto. Nos referimos a la expresión francesa "SAVOIR-FAIRE". Hay emociones que tampoco se pueden traducir ni describrir porque es mejor vivirlas y sentirlas in situ. Por eso, nos vamos a Francia para emprender un mágico viaje hacia la sabiduría y la excelencia.

 

 

Nos gustaría impregnarnos de esa destreza para encontrar la autenticidad y profundizar en esa disposición natural hacia la felicidad y al “saber-hacer” que llevan en su ADN los franceses.

Por eso os invitamos a descubrir la región de Aveyron, situada en el sur de Francia, a través de su "Savoir-Faire" o su manera exquisita de afrontar la vida.

“Nos dejaremos volar” sobre los grandiosos paisajes de la meseta de Larzac para descubrir las riquezas naturales de las tierras de Aveyron (Occitanie Pyrénées Méditerranée).  En Aveyron, la tierra y sus habitantes forman un tándem mágico indivisible que se basa en la tradición, el respeto y la sabiduría.

 

millau 1

Viaducto de Millau/ ©Frédérique Galtier


De la mano de este savoir-faire, recorreremos las calles de sus pueblos medievales indultados por el paso del tiempo, degustaremos quesos exquisitos que florecen en las viejas bodegas como las flores en abril. Deleitaremos nuestras miradas con la naturaleza en estado puro o con aportaciones vanguardistas como el viaducto de Millau, todo un emblema de modernidad.

Buscaremos símbolos de la zona que nos hagan de guía como, por ejemplo, los guantes hechos artesanalmente y que reivindican su historia como un símbolo de supervivencia. Sí, eso haremos, buscar una bandera que nos desnude la idiosincrasia de esta región de Templarios, de oficios y gremios artesanales y del queso roquefort.

El Roquefort es un queso casi histórico, un monumento del sabor que forma parte del patrimonio francés. Mezcla de delicadeza y de poder, el Roquefort representa la alianza perfecta entre el genio de la naturaleza con la inteligencia del hombre. Es la DOC más antigua francesa (1925). Nos encantará escuchar una y otra vez la historia de cómo surgió el queso roquefort.

 

"Un pastor había dejado su rebaño, su pan y su queso de oveja dentro de la montaña de Combalou para seguir a un amor. Cuando volvió a buscarlos unos días más tarde, su tentempié estaba cubierto de moho pero como tenía hambre se comió el queso y lo encontró riquísimo. Había florecido por accidente el Roquefort"

 

QUESO

Cuevas Roquefort Société (se pueden visitar)/ ©Frédérique Galtier

 

Seguiremos nuestro camino particular a través de los guantes de Millau. Millau es la capital francesa del guante y destaca también por combinar a la perfección los 3 elementos que son el agua, la tierra, el aire. La historia de Millau siempre estuvo ligada a la industria de la piel y del cuero, al reunir la ciudad los ingredientes necesarios para este tipo de oficio: mucha agua (las del río Tarn) y pieles de calidad (las de cordero).

El oficio de trabajar la piel comenzó en el siglo XI cuando la producción del queso Roquefort (otro emblema de la región) generó un importante número de ovejas, siendo necesarias grandes cantidades de leche de oveja para producir el queso rey.

La elaboración de estos guantes supone un verdadero homenaje al trabajo artesanal. La mayor parte del proceso se hace a mano, desde su estiramiento hasta el cosido. Los guantes de piel de Millau hoy día seducen a grandes estrellas internacionales como Madonna, Sharon Stone o Beyoncé entre otras.

 

Guantes de la casa Causses de Millau

Fábrica de guantes Causse Gantier en Millau/ ©Frédérique Galtier

 

¿Cómo puede una prenda recoger la esencia y la historia de una región tan bella?

Aveyron huele a quesos, a campos llenos de flores, a piel de oveja y solo la calidez de sus lugareños es comparable a la del tejido de estos guantes. Los habitantes saben materializar la exquisitez artesanal a la vez que preservan sus tradiciones y su impresionante legado cultural e histórico. La elegancia del tejido es una dulce metáfora de lo que se cuece en sus milenarias cocinas. La belleza de la prenda es la belleza de los viejos que miran con esperanza al futuro mientras son fuentes inagotables de sabiduría y tradición.

Château de Cressels

Hotel restaurante Château de Creissels/ ©Frédérique Galtier

 

No finalizaremos nuestro periplo sin sobrevolar La Couvertoirade, uno de los pueblos más bellos de Francia. Situado en el corazón de la meseta de Larzac, en un territorio clasificado Patrimonio Mundial por la Unesco, las murallas de La Couvertoirade, enteramente conservadas desde el siglo XV, encierran leyendas e historias de los caballeros Templarios y Hospitalarios.

Nos pararemos, como lo ha hecho el tiempo, en las calles laberínticas salpicadas de tiendas artesanales, de plazuelas y pasajes cubiertos para contemplar los tejados de  "lauzes" tan típicos de esta región. Entraremos en el horno de pan que fue utilizado hasta los años 50, para llegar a través de una escalera tallada en la roca al “don de l´eau”, una pequeña pila que permitía a los peregrinos o viajeros desalterarse en tiempo de guerra y epidemias cuando las puertas de la ciudad quedaban cerradas.

Pero el pueblo alberga más tesoros como el único castillo templario de Francia (construido en 1249), la iglesia o la lavogne más grande de Larzac (charco donde beben los animales). No en vano La Couvertoirade está clasificado entre los Pueblos Más Bellos de Francia; es un sitio ideal para viajar al pasado y tomarse el tiempo de disfrutar del presente.

 

Pueblo La Couvertoirade

Pueblo templario: La Couvertoirade/ ©Frédérique Galtier

 

En definitiva, un viaje exquisito con sabor a viejos oficios y a queso florecido, impregnado del olor de los campos y del cuero, elaborado a base de historias y leyendas y coronado con el calor de sus gentes y la belleza de sus paisajes. Toda una oda cubierta de justicia poética a un concepto sin traducción ( savoir-faire), como la magia de las emociones que no se pueden explicar.

Si no queréis que se acabe este viaje, podéis obtener más info aquí: France.fr

Cultura Inquieta logo