Las redes sociales y los 7 pecados capitales, ¿cuál es cuál?

El empresario de medios digitales Reid Hoffman señaló, en un reciente escrito en The Wall Street Journal, que las únicas redes sociales que tienen éxito son aquellas que llevan a los pecados capitales: la ira, la envidia, la soberbia, la lujuria, la gula, la codicia y la pereza.

 

daria nepriakhina 1478748 unsplash

 

“Nunca funcionan las redes de mascotas, ni las de fanáticos de la música clásica sino las que consienten nuestros instintos más básicos”, dice el experto. Esta fue la clasificación que dio Hoffman de las más populares hoy en día.

 

Para Hoffman, estos son los pecados que causan algunas de las redes sociales:

 

– Codicia: LinkedIn

La red profesional por excelencia. Trabajos perfectos, con nombres impronunciables que ni siquiera sabíamos que existían hace un par de años. Y nosotros ahí, pasando el ratón por cada perfl pensando si algún día tendremos algún trabajo con prestigio, apasionante, flexible y creativo como el 99% de la población (en linkediln). Eso sí, no nos podemos fiar de nadie y de su amistad en esta red, el interés es el corazón y la codicia la mente de Linkedln. 

 

- Vanidad: Facebook

Todas hemos conocido a la típica amiga antipática, vanidosa como ninguna, no lee mensajes de los otros sino que lee y relee solo los suyos. Valora constantemente y con extrema atención la propia influencia sobre las redes sociales, y en forma narcisista lleva la contabilidad de las propias interacciones virtuales, midiendo el éxito de sus publicaciones y de sus estados. Esa es una persona invadida por la soberbia y su debilidad serían redes como Facebook o Snapchat, que alimentan constantemente el ego.

 

- Pereza: Netflix 

¿Quién es la perezosa en las redes sociales? Es aquella que se queda pasmada indolentemente durante varias horas al día en las redes sociales delante de la pantalla plana de una computadora o el teléfono. Ésta es su concepción de reposo y relajación. Podemos relacionar este pecado con cualquier juego que sólo se puede ejecutar auspiciada por alguna red, por ejemplo, Netflix.

 

- Gula: Instagram

La persona que hace honor a este pecado en las redes sociales es la usuaria que, como una niña delante de un bote de mermelada, se deja vencer por los impulsos y no consigue controlarse. No sabe vencer su impulso de agarrar cada dos minutos el teléfono para ver si hay notificaciones o actualizaciones, para ver fotos o para publicarlas. El resultado es una "indigestión digital" que sólo se cura mediante desintoxicación de las redes, y la plataforma que mejor ejemplifica este mal es Instagram, ya que permite hacer fotos, aplicar filtros y compartir todo en otras redes. Su red social podría ser Instagram.

 

- Ira: Twitter

Es el usuario de las redes siempre colérico, irascible, con escasa ironía y menos sentido del humor. Siempre listo para compartir noticias sobre presuntos complots, escándalos y maquinaciones, que difunde con urgencia: “¡Divulga! ¡Importante, absurdo, no te lo puedes creer!” La continua protesta y el insulto fácil son su pan de cada día. Consejo: evitar absolutamente en el muro de amigos gente así.

La ira es la rabia expresada con actos y palabras. Entre todas las redes sociales, la que seguramente representa este vicio es Twitter. ¿Quién de nosotros, al menos una vez, no ha escrito un tuit para expresar la propia rabia, disgusto o descontento, para enmascarar las propias desilusiones, insuficiencias y frustraciones? El tuit es el medio ideal para manifestar todas nuestras emociones en caliente, pensamientos poco ponderados. El colérico en las redes sociales es el usuario que no pierde nunca ocasión para descargarse contra todos y todo, manifestando la propia desaprobación por esto y por lo de más allá. No tiene pudor por expresar todas sus emociones negativas en público. Tira la máscara y ataca a todos, sin salvar a nadie.

Llegamos a la conclusión. Y bien, sí, las tentaciones en la red son muchas. Las más peligrosas son siempre las que no conocemos o infravaloramos. Pero si nos reconoci;esemos, al menos en parte, en alguno de estos 7 vicios capitales, ya habremos hecho la mitad de la obra y estaremos en el buen camino. Como afirmaba Kierkegaard, “la ironía es el ojo seguro que sabe cómo capturar el mal, el absurdo, lo vano de la existencia”.

 

- Lujuria: Tinder

 Tinder y las aplicaciones con las que se busca concretar algún tipo de relación o encuentros son la mejor prueba de este pecado. Entre todos los tipos de perfiles quizá es la tipología de usuario más débil y un claro rehén de las redes sociales, porque prefiere la interacción digital por miedo a la personal.

 

- Envidia: Pinterest

El envidioso en las redes sociales es el usuario que no soporta jver toda esta gente derrochando felicidad o haciendo viajes de ensueño. La continua autopromoción de los propios amigos en las redes sociales lo hace enloquecer y comentar de forma compulsiva e histérica todas las publicaciones y los estados de los otros.

Digámoslo claramente. La envidia es un pecado que puede atravesar casi todas las redes sociales. Una reciente investigación americana afirma que las representaciones felices y extremadamente idealizadas de la propia vida en las redes sociales (por ejemplo poner fotos de las vacaciones), suscitan fuertes sentimientos de envidia y una visión distorsionada de la realidad, que inducen a pensar que la vida de los otros sea siempre más feliz y más lograda que la propia.

 

 

Cultura Inquieta logo