Gruinard, la isla arrasada con ántrax por los británicos y oculta durante medio siglo

El gobierno de Winston Churchill quería ganar la II Guerra Mundial a toda costa y escogió el archipiélago escocés para probar una operación biológica en Alemania.

 

isla gruinard antrax ii guerra mundial gobierno britanico churchill cuarentena desparecida 2
Un empleado de limpieza posa junto al cartel que prohíbe la entrada al archipiélago, contaminado de ántrax.

 

Desapariciones, fenómenos paranormales, muertes inexplicables, lugares borrados del mapa… A veces, la realidad supera a la ficción con creces. Esa es la sensación que se nos queda después de escuchar la historia de la Isla Gruinard, un archipiélago escocés que estuvo oficialmente “muerto” durante casi 50 años por el gobierno británico.

Hay que situarse en la II Guerra Mundial, cuando Winston Churchill buscaba vencer a la Alemania nazi y sus aliados durante la contienda. Para derrotar a los enemigos, además del clásico combate cuerpo a cuerpo, se investigaron otras tácticas, en las que se barajaron incluso experimentos biológicos.

 

isla gruinard antrax ii guerra mundial gobierno britanico churchill cuarentena desparecida

isla gruinard antrax ii guerra mundial gobierno britanico churchill cuarentena desparecida 7

 

Así ocurrió con la Isla Gruinard. Churchull y los suyos querían terminar con todo el ganado alemán, pero para asegurarse de que tendrían éxito, probaron el experimento primero en una de sus propias islas.

Fue en 1942 cuando tuvo lugar la Operación Vegetariana: un plan con el que envenenarían con ántrax todas las vacas de Gruinard y a todo aquel que las consumiera, porque la bacteria se transmitiría a los soldados que comieran su carne. Todo para provocar una escasez de alimento y una pandemia en Alemania.

En un principio, pensaban bombardear con balas de pienso y forraje contaminado el país para que las vacas se las comieran y que de ahí pasara al ejército. Pero en la isla de 2 kilómetros cuadrados al norte de Escocia no había nadie, así que se optó por trasladar a 80 ovejas con un equipo de científicos y militares, quienes bombardearon a los animales con una nube de ántrax.

 

isla gruinard antrax ii guerra mundial gobierno britanico churchill cuarentena desparecida 5

isla gruinard antrax ii guerra mundial gobierno britanico churchill cuarentena desparecida 3

 

El problema fue que, lejos de morir en dos o tres semanas, las ovejas fallecieron en tres días por la virulencia de la cepa que escogieron. Tras quemar y enterrarlas, se dieron cuenta de que también habían contaminado el suelo de la isla y que incluso el ántrax se había expandido hasta a zonas de la costa escocesa.

Por seguridad y para tapar su experimento, en 1944 decretaron el cierre de la isla, prohibiendo terminantemente su acceso. Durante décadas, nadie sabía qué había en ese lugar más allá de las leyendas que se iban contando entre generaciones.

Pero, en 1981, a la redacción del Glasgow Herald llegó una carta que decía: “Cuando lean esto, la operación ya habrán comenzado. Hemos enviado una libra de tierra a la Isla Gruinard a Porto Down. Solo tenemos una petición: limpien la isla. Firmado: Comando Cosecha Oscura”.

 

isla gruinard antrax ii guerra mundial gobierno britanico churchill cuarentena desparecida 6

 

Bajo el nombre Comando Cosecha Oscura se agrupaban científicos y activistas que, conociendo la historia y queriendo denunciar los hechos, se colaron en Gruinard para tomar 150 kilos de tierra que más tarde enviaron en un pequeño contenedor de máxima seguridad al Centro de Investigación Biológica Militar de Porton down.

Tras ese primer envío, realizaron otro a la recepción del hotel donde se celebraba la convención anual del Partido Conservador. El gobierno tuvo entonces que tomar parte en el asunto y, en 1986, enviaron un equipo de descontaminación con 280 toneladas de formaldehído diluido que esparcieron por la isla.

 

isla gruinard antrax ii guerra mundial gobierno britanico churchill cuarentena desparecida 4

 

Los trabajos de limpieza continuaron arrancando toda la capa superior del suelo de las zonas más contaminadas y volvieron a llevar a un pequeño rebaño de ovejas. Un mes después, los animales seguían vivos y saludables, terminando con la cuarentena de la isla.

Tuvieron que pasar seis años tras la reapertura de la isla para ver la desclasificación de todos los documentos relacionados con el bombardeo de ántrax al archipiélago.

Muchas gracias a Pedro Torrijos por el hilo de Twitter que nos ha dado a conocer la historia, recogida en el libro El mapa de las islas, de Alastair Bonnet.

 

Por