El amor construye el alma, según el psicólogo James Hillman

En su libro El mito del análisis, el psicólogo estadounidense James Hillman nos propone la idea de un amor que nos educa, nos guía y nos permite "hacer alma".

La psicología arquetípica, más que una psicología entendida como una orientación que se da en un diván o en una sala de consulta, nos propone que aquello que denominamos “realidad” es un lugar donde la terapia ocurre.

Gracias a Pijama Surf.

James Hillman, retrato
James Hillman.

La realidad son nuestros problemas, nuestras obsesiones, nuestros pensamientos recurrentes, todo aquello que sin percatarnos crea un diálogo mental o, en términos de Hillman, un “diálogo con el alma”. Aquellas situaciones que nos atañen, nos invocan y de las que no podemos salir conforman el proceso de hacer alma y son el escenario donde “cuidamos el alma”, el verdadero significado de la palabra "terapia".

Muchas de estas situaciones vienen acompañadas de temas afectivos y uno de los principales es el amor. Es posible que la mayoría de los humanos sintamos desde que nacemos y a lo largo de buena parte de nuestras vidas la necesidad del amor como una cualidad natural de unirnos a nuestros seres amados, a la comunidad y a la naturaleza.

En ese sentido, el alma se engendra en el amor (un dios o diosa para varias culturas). Este nos permite, nos da y nos ubica en un plano de realidad fuera de lo cotidiano o de lo delimitado por lo espacio-temporal o, si queremos, nos abre la posibilidad de otra realidad diferente a la que comúnmente habitamos.

El amor nos invita a entrar en la interioridad de nuestros seres amados, de la comunidad y de la naturaleza, de manera tal que se nos descubre una dimensión donde la totalidad, que el amor en su cualidad de unión nos ayuda a ver, nos proporciona una posibilidad epifánica. Es en ese sentido que el amor también nos educa.

Así, la terapia es "amor al alma", es decir a aquellas situaciones que nos convocan, queramos o no, a estar inmersos en ellas.

La creación del alma no se limita al consultorio, sostiene Hillman. La obra de la psicología es el desarrollo psíquico como el despertar o engendramiento del alma, donde la creación de la misma no se convierte en un tratamiento en un consultorio, sino en “una actividad del reino imaginal, tal como se desarrolla en toda la vida en todas partes y que no necesita un analista o un análisis”.

Psique y el amor, de François Gerard.
Psique y el amor, de François Gerard.

Percatarnos de la realidad de estos personajes que se nos presentan en la imaginación es el espacio en el que estamos en terapia. Estos personajes son un llamado del alma a que giremos y notemos el lenguaje simbólico, imaginativo y mítico con el que ella nos habla. Por ejemplo, si estamos pensando todo el tiempo en la persona que nos gusta, esta imagen personificada es la que el alma emplea para expresarse y estar más cerca de nuestros corazones.

De ahí que veamos dicha personificación en sueños, en pinturas, en las nubes o en el lugar menos inesperado. No es que la realidad física o el espacio temporal se hayan enrarecido, sino que es el poder que el alma tiene para, por medio de sus ficciones, cambiar la realidad física o el espacio temporal para, a su vez, dar cuenta de sí misma para “hacer el alma”.

De esta manera, las personificaciones en la que estamos pensando todo el tiempo no son sólo un producto de nuestra fantasía ególatra, sino todo lo contrario: son enviadas por los dioses como un llamado del alma para despegar de la realidad física o material, girar y darnos cuenta de que esa realidad es tan cierta como la realidad física, material y espacio-temporal en la que habitamos.

Según una larga tradición que retoma Hillman, aquello que percibimos por los sentidos habita en nosotros por medio de imágenes y convive en el reino de la imaginación, que es el reino con el que nos vinculamos todo el tiempo, con los otros, la comunidad y la naturaleza.

Por ejemplo, cuando pensamos en alguien, la psique (alma) recrea una imagen de esa persona, que es aquella con la que tenemos ese diálogo interno, el mismo que nos habita y nos empuja a vincularnos con esa imagen, dándonos el sentido que la imagen y el vínculo con el plano de la imaginación que nos invita a habitar, que usualmente es un vínculo con el corazón.

Esto quiere decir que estamos vinculados a los demás y a la naturaleza por medio de la imaginación, la cual, según Hillman, es un reino que se expresa mito-poéticamente. Además, es un fenómeno anímico que se explica y arraiga en la imaginación mítica. El amor y el alma nos hacen ver que vivimos de manera mítica.

Psique renovada por el beso del amor, de Antonio Canova.
Psique renovada por el beso del amor, de Antonio Canova.

"Eros y psique no son meras figuras de un cuento, sino dos extremos de todo proceso psíquico. No podemos ver nada psicológicamente sin involucrarnos con ello y no podemos involucrarnos con nada sin que entre en nuestra alma".

James Hillman

Cuando amamos, vivimos un mito: el mito de Eros y Psique. Según Hillman, no podemos ver nada psicológicamente sin involucrarnos con ello, y esto es porque sólo tenemos una experiencia de vida cuando el alma se involucra con esa experiencia.

Uno de los procesos más enigmáticos y asombrosos que vivimos es el del enamoramiento o la apertura de poder ver al otro, no desde el sesgo o las barreras que el yo ha construido como certeza de lo que es aquello que denominamos realidad y lo que debe ser una relación con los otros y la naturaleza. Ver al otro, ver psíquicamente al otro, es posible gracias a este proceso de creación de alma que es vivir el proceso de amor.

Gracias a ese proceso intersubjetivo podemos ver al otro por medio de personificaciones o imágenes que nos vinculan de una manera comprometida y viva anímicamente con el otro, los demás y la naturaleza.

"También es necesario sostener que, de manera acorde con nuestro parentesco con los dioses, lo bello debe ser la finalidad de nuestra vida".

Platón

El amor nos educa así en ese vínculo intersubjetivo con los demás y la naturaleza, nos impone tener cuidado, hacer lo posible por hacer manifiesto lo mejor de nosotros y los demás, con esa guía de la belleza y la justicia que hace surgir una necesidad de cautela.

Vemos en los ojos de nuestros seres amados, de los animales, y de la naturaleza que también nos mira, esa cálida y celestial mirada que nos une a la belleza, a la justicia, a las personificaciones que con ellas vienen y que nos invitan a ser tolerantes, equitativos, compasivos, solidarios, con el fin de hacer un mundo mejor.

Por medio del amor y su función educadora vemos el alma del mundo, que se nos presenta en sus innumerables gestos, que siempre es el rostro inconfundible de la belleza del cosmos y de todos los seres sintientes que habitamos en ella, una intuición platónica y neoplatónica que sigue vigente en esta idea de James Hillman de El mito del análisis:

Dicha intuición es también el resultado final de la descripción platónica del amor. El amor comienza en lo personal y me amplifica a mí hasta que luego pasa a amplificar mi alma y a mi ser entero. Finalmente, me lleva a mí, a mi alma y a mi ser entero a una existencia arquetípica, a un nuevo sentimiento de interioridad que se experimenta como un proceso interior contenido dentro de mí que es también mi mismidad contenida en la interioridad de un universo caótico que el amor ha transformado en cosmos.

Ese caos interno puede ser el que todos llevamos, con la carga excesiva de creer que todo depende de nosotros. Caos que ha llevado a la sociedad occidental, con su ego moderno, a situarse como centro de la realidad. Por eso es importante el amor, como educador y que conlleva a “ver” un mundo donde lo bello y lo justo son aliados que nos invitan a que formemos parte de ellos y lograr ese “parentesco con los dioses”.

Apúntate a nuestra newsletter

Únete a nuestra comunidad. Así podremos invitarte a los eventos que organizamos y estarás al tanto de convocatorias y concursos.