¿Qué significa envejecer?, en las reflexiones del músico Nick Cave

La muerte prematura de uno de sus hijos lo sobrecogió y fue entonces cuando el artista llevó a cabo un proceso de introspección con el escritor Seán O’Hagan como invitado. Como resultado, ahora podemos leer sus reflexiones vitales.

Gracias a The Marginalian

Conocido por sus dotes para la escritura, la poesía y la reflexión filosófica, además de su talento musical, Nick Cave es una rara avis llenas de talento que no se apagan nunca.

Aunque de aspecto siniestro desde sus inicios en el mundo de la música, en Cave la búsqueda de la luz ha marcado esta última etapa de una vida en la que se ve inmersa y que, sin duda, ha estado marcada por la pérdida repentina de dos de sus hijos.

El primer golpe fue en 2015, cuando su hijo Arthur sufrió una caída fatal desde un acantilado tras haber ingerido LSD. El segundo fue el pasado 2022, cuando a mitad de año el cuerpo de su hijo Jethro Lazenby fue encontrado en la habitación de un motel en Melbourne (Australia).

Antes de esta fatídica segunda pérdida, Nick Cave intentaba volver a ponerse en pie y asumir algo tan dramático como la muerte de un hijo. Fue entonces cuando llamó a su amigo escritor y periodista Seán O’Hagan para reflexionar en voz alta, para que alguien pudiera recoger sus conclusiones tras poner todo en perspectiva.

El resultado de esas prolíficas conversaciones, que se extendieron hasta 40 horas de grabación, se han condensado en las 300 páginas del libro Faith, Hope and Carnage (Fe, Esperanza y Carnicería).

En el libro, Nick Cave habla abiertamente sobre cómo perder a su hijo afectó profundamente a su manera de componer música. Tan solo hay que escuchar sus tres últimos álbumes: Skeleton Tree (2016), Ghosteen (2019) y Carnage (2021).

Fue gracias a la amabilidad de sus fans, de extraños a los que él mismo no podía poner nombre y apellidos, por lo que Cave también pudo ponerse en pie; un gesto de cariño totalmente desinteresado que recuerda como una gran oleada de energía.

Faith, Hope and Carnage está dividido en capítulos que comienzan en 2020 y se extienden hasta 2022 en forma de diálogos entre el artista y O’Hagan.

El fallecimiento de Arthur es el hilo de conductor en el libro, según confiesa el propio Nick Cave: “La pérdida de mi hijo es una condición, no un tema. Lo empapa todo”.

Las conversaciones entre ambos son en realidad llamadas que realizaron durante la pandemia de la COVID-19. En un momento de pausa absoluta, Nick Cave se mira por dentro guiado por el periodista Seán O’Hagan y reflexiona sobre temas como envejecer, un arte que, a sus 65 años, el músico ve de esta forma:

“A menudo nos hacen creer que envejecer es en sí mismo una traición a nuestro yo idealista más joven, pero a veces pienso que podría ser al revés. Tal vez al yo más joven le resulte difícil habitar su verdadero potencial porque no tiene idea de cuál es ese potencial. Es una especie de cosa informe que corre asustada la mayor parte del tiempo, tratando frenéticamente de construir su sentido de identidad: ‘¡Este soy yo! ¡Aquí estoy!’ - de cualquier forma que pueda. Pero luego llegan el tiempo y la vida y rompen ese sentido de identidad en un millón de pedazos”.

Una vez la vida “te rompe”, continúa Cave, llega el momento para recomponerse y ser libre, de reconciliarte con el mundo.

“Luego viene el yo recompuesto, el yo que tienes que recomponer. Ya no tienes que dedicar tiempo a descubrir lo que eres, simplemente eres libre de ser lo que quieras ser, sin que te impidan las incesantes necesidades de los demás. De alguna manera creces hasta alcanzar la plenitud de tu humanidad, formas tu propio carácter, te conviertes en una persona adecuada... no sé, alguien que se ha convertido en parte de las cosas, no alguien separado o en desacuerdo con el mundo”.

Os dejamos con un tema de Nick Cave and The Bad Sees.

Apúntate a nuestra newsletter

Únete a nuestra comunidad. Así podremos invitarte a los eventos que organizamos y estarás al tanto de convocatorias y concursos.