El guardián de cementerio que cubrió su casa con intrincados mosaicos

Raymond Isidore no planeaba convertirse en un artista, y mucho menos en un escultor que cubriría casi todas las superficies de su pequeña casa con relucientes mosaicos.

Pero tras un fatídico paseo en 1938, cuando una pieza brillante de vajilla rota llamó su atención, Isidore dedicó la mayor parte del resto de su vida en las afueras de Chartres, Francia, a la creación de una de las casas más exclusivas del mundo: una extasiada expresión de la desbordante imaginación del inexperto artista.

 

Maison Picassiette 01

Foto de Michael P Chang, MD, a través de Flickr.

Isidore nació en una humilde familia en Chartres en 1900, y cuando era joven consiguió un puesto como cuidador de un cementerio local. Según todos los informes, llevó una vida provinciana; se casó con una mujer aproximadamente 10 años mayor que él y compró una humilde parcela de tierra no lejos de la famosa Catedral de Chartres.

Allí, Isidore construyó lo que comenzó como una simple cabaña, pero pronto se transformó en su obra maestra, conocida como La Maison Picassiette, que aún se mantiene y es accesible al público hoy en día. El mismo Pablo Picasso visitó La Maison Picassiette en 1954.

 

Maison Picassiette 02

Foto de @little_miaow, a través de Instagram.

 

Con la pasión y el ojo perspicaz de un nuevo coleccionista, Isidore comenzó su proyecto embolsando todos los pedazos rotos de cerámica y vidrio que pudo encontrar. Sus fuentes fueron los campos y depósitos de basura alrededor de su casa; creía que "lo que la gente desdeña y rechaza en las canteras y vertederos todavía puede servir".
"Los recogí sin ninguna intención específica, por sus colores y su brillo", recordó más tarde. "Clasifiqué lo bueno, [descarté] lo malo. Los amontoné en una esquina de mi jardín ".
Fue durante un sueño cuando se le ocurrió usar su montón de fragmentos en algo nuevo, más tarde le dijo al periodista Robert Giraud. "La noche dictó lo que tenía que hacer".
Los mosaicos resultantes sorprendieron incluso a su creador: "Yo, que nunca he sabido cómo dibujar en mi vida, no entiendo cómo llegué a tal resultado", continuó.

 

Maison Picassiette 03

Foto de @passionchateau, vía Instagram.

 

Maison Picassiette 04

Foto de @guetteururbain, a través de Instagram.

 

Isidoro primero se puso a trabajar en las paredes interiores de su casa, después de haber llenado las paredes con mosaico, se trasladó a los techos, suelos e incluso a los muebles: desde la mesa de la cocina y la cama hasta una máquina de coser y una silla lateral. Luego, se fue al exterior.

 

Maison Picassiette 05

Foto de @aarchange66, a través de Instagram.


En 1960, la noticia de La Maison Picassiette se había extendido hasta los Estados Unidos. En diciembre de ese año, la revista Popular Mechanics publicó una historia titulada "Mosaic House" sobre el trabajo de la vida de Isidore. En la foto que acompañaba el artículo, él tenía puesta una boina mientras creaba una mariposa a partir de pedazos de vidrio. En ese punto, había estado construyendo sus mosaico durante más de dos décadas: Isidore no solo decoraba el exterior de la casa, sino también las puertas, los senderos y los jardines de la propiedad.
Incluso construyó estructuras adicionales en la propiedad, incluida una capilla y lo que él llamó su casa de verano, para poder cubrirlas también.

 

Maison Picassiette 06

Foto de @ sugyung.suzanne, vía Instagram.

 

Maison Picassiette 07

Foto de @ sugyung.suzanne, vía Instagram.

 

 

Cultura Inquieta logo