Exodus, una obra necesaria que refleja el drama de la inmigración

 Exodus, obra del pintor bosnio Safet Zec, es una serie que retrata con dureza la tragedia de aquellos que se ven forzados a abandonar sus hogares por causa de la guerra.

 

exodus1
Safet Zec

 

El drama de la inmigración descontrolada y creciente está poniendo de manifiesto, una y otra vez, la condenable indiferencia e imprevisión de los Estados del bienestar, que no han tomado en serio, ni mucho menos, el gravísimo y lacerante problema que representa, para los países y pueblos en vías de desarrollo, el incesante flujo de inmigrantes a destinos más esperanzadores. 

«Exodus» impresiona tanto por el tamaño de las obras, pintadas en grandes paneles que cuelgan de las paredes de la iglesia, como por su temática y calidad.

Pinceladas gruesas nos muestran un mundo de desolación, de dolor, de muerte. Personas apiladas, cuerpos moribundos sujetos por el abrazo de seres sin rostro y otras imágenes que nos recuerdan sucesos que tristemente todos tenemos grabados en nuestra retina, como el cuerpo sin vida del pequeño Aylan.

Imágenes que estremecen, conmueven y, esperamos, remuevan conciencias.

 

exodus2

exodus3

EXODUS4

exodus5

exodus6

exodus8

 

En pleno huracán informativo sobre el coronavirus, sus consecuencias, la manera de afrontarlo... No hay medio de comunicación ni vecino de nuestro bloque que no trate el tema. Y en medio de esta psicosis colectiva, ha alzado la voz David Trueba para hacer una reflexión que no ha tardado en viralizarse a una velocidad mayor que ese virus que se ha instalado en nuestra vida cotidiana:

 

"Imaginen que el contagio del coronavirus se extiende por Europa de manera incontrolada mientras que en el continente africano, por las condiciones climáticas, no tiene incidencia. Aterradas, las familias europeas escaparían de la enfermedad de manera histérica, camino de la frontera africana.

Tratarían de cruzar el mar por el Estrecho, se lanzarían en embarcaciones precarias desde las islas griegas y la costa turca. Perseguidos por la sombra de una nueva peste mortal tratarían de ponerse a salvo, urgidos por la necesidad.

Pero al llegar a la costa africana, las mismas vallas que ellos levantaron, los mismos controles violentos y las fronteras más inexpugnables invertirían el poder de freno.
Las fuerzas del orden norteafricanas dispararían contra los occidentales sin piedad, les gritarían: vete a tu casa, déjanos en paz, no queremos tu enfermedad, tu miseria, tu necesidad.

Si los guionistas quisieran extremar la crueldad, permitirían que algunos europeos, guiados por las mafias extorsionadoras, alcanzaran destinos africanos, y allí los encerrarían en cuarentenas inhóspitas, donde serían despojados de sus pertenencias, de sus afectos, de su dignidad."

 

David Trueba.
El Pais

 

Safet Zec: Web

 

 

Cultura Inquieta logo