Fotograma de Alta fidelidad

Esta es nuestra selección de lecturas que giran en torno a la inquietud que dejan las rupturas amorosas, para desafiar San Valentín de la mejor forma posible.

Poesía completa, de Alejandra Pizarnik

La poeta argentina siempre sufrió mal de amores y escribió sobre ellos en multitud de ocasiones. La obra de Pizarnik es muy particular y desarrolló un apego hacia la muerte, el lenguaje y la búsqueda de identidad. Toda su obra se enfoca principalmente en esas temáticas. Sus poemas se transforman en espacios para la reflexión y las preguntas sin respuesta.

SOLAMENTE EN LAS NOCHES

escribiendo
he pedido, he perdido

en esta noche, en este mundo,
abrazada a vos,
alegría de naufragio.

he querido sacrificar mis días y mis semanas
en las ceremonias del poema

he implorado tanto
desde el fondo de los fondos
de mi escritura.

Coger y morir no tiene adjetivos.

Os animamos a entrar de lleno en su mundo interior y entender todo aquello que le perturbaba. En definitiva, leer la poesía de Pizarnik.

Cartas de desamor, de Cesare Pavese

Esta selección de cartas recorre todos los desamores de Pavese desde su veintena, hasta los últimos días antes de su muerte.

«El amor tiene la virtud de desnudar no a los amantes uno enfrente del otro, sino a cada uno de los amantes delante de sí mismos».

Cesare Pavese

Pavese siempre se consideró una persona anacrónica y que no merecía ser querido. Esta correspondencia muestra su desencanto hacia la vida y cualquier vinculación romántica.

Los detalles, de Ia Genberg

Una mujer postrada en la cama revive a cuatro personas de su pasado: una expareja que saltó a la fama, una compañera de piso que desapareció del mapa, un amor sin futuro y una madre frágil y dependiente.

A través de recuerdos dejados por los hechos, las palabras y los objetos, Genberg nos hace sentir el paso de los años. Los años pesan. Lo vital se transforma en mundano. Y la memoria es lo único que queda vivo.

Tan poca vida, de Hanya Yanagihara

Las 1.008 páginas de las que consta esta novela no deberían echarte para atrás. La prosa de Yanagihara engancha y nos mete de lleno en las mentes de los cuatro protagonistas. Esta historia coral crece y madura, evoca tristezas y algunas alegrías; pero, sobre todo, consigue emocionar a cualquiera que la lee.

Alta fidelidad, de Nick Hornby

¿Escuchaba música pop porque estaba deprimido o estaba deprimido porque escuchaba música pop? Alta fidelidad fue la respuesta al desamor con final feliz a mediados de los años 90, romantizando al máximo el amor, la música y lo fácil que era vivir en un Londres que ya no existe.

Una novela que repasa un puñado de vidas como si fueran un single recién salido del horno. Un clásico indie que antepone los fracasos a los triunfos y la música a todo lo demás.

El libro de Sarah, de Scott McClanahan

Esta es la historia del derrumbamiento del matrimonio entre el narrador y su primera esposa y madre de sus hijos, Sarah. También es un autorretrato donde el autor se pinta como un alcohólico notable. A la vez, es una bella canción de amor, una nota de despedida que le sirve al autor para recordar los detalles más íntimos de su enamoramiento.

Apúntate a nuestra newsletter

Únete a nuestra comunidad. Así podremos invitarte a los eventos que organizamos y estarás al tanto de convocatorias y concursos.