Un flotador rosa en una piscina.

Con la llegada del verano a la vuelta de la esquina, te queremos recomendar cinco lecturas que van acordes a este tiempo. Lecturas ligeras a la par que profundas para hacer más llevaderos los días de calor.

En esta breve selección que te presentamos hay novelas, una novela gráfica y un compendio de recuerdos y vivencias en formato diario.

1. Destellos de belleza, Jonas Mekas

Portada del libro Destellos de belleza, Jonas Mekas

El cineasta Jonas Mekas tiene la capacidad de relatar los detalles que conforman la vida con una ternura que logra trasladarte directamente a sus vivencias y el momento en el que sucedieron. Mekas elige explicarse a sí mismo mediante fragmentos de vidas ajenas. El archivo del artista lituano tiene la capacidad de retratar imágenes y encapsularlas en pequeñas píldoras. Una lectura perfecta para disfrutar fragmentada o del tirón.

2. Sostiene Pereira, Antonio Tabucchi

Portada del libro Sostiene Pereira, Antonio Tabucchi

La novela de Antonio Tabucchi se sitúa en Lisboa, en pleno régimen de Salazar. A Pereira, el protagonista, le encargan dirigir la página cultural de un periódico pequeño. Pereira se interesa por Monteiro Rossi, un joven filósofo que ha escrito una tesis sobre la muerte, al que le encarga escribir las necrológicas del periódico de artistas aún vivos. El estilo de narración de Tabucchi logra transmitirte cómo es la vida en Lisboa, las pausas con las que se vive y sus rincones.

3. El talento de Mr. Ripley, Patricia Highsmith

Portada del libro El talento de Mr. Ripley, Patricia Highsmith

Esta aclamada novela de Patricia Highsmith transcurre durante varios meses en los que Tom Ripley es enviado a Italia para convencer a Dickie, el hijo de un millonario, de volver a casa. Tom acepta el encargo y encuentra a Dickie y a su amiga Marga, con quienes establece una relación compleja y turbia. Parte de la historia respira el bochorno y lo pegajoso que puede ser el calor durante el verano. Sus momentos de calma y aburrimiento y los placeres que también trae esta época del año.

4. El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, Tatiana Țîbuleac

Portada del libro El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes, Tatiana Țîbuleac

La autora nos traslada al último verano que pasó Aleksy junto a su madre enferma. El rencor, la tristeza y el enfado inundan los recuerdos de un joven Aleksy cuando pasaron unos meses en un pueblo vacacional francés. El estilo narrativo de Țîbuleac aprieta y duele, a partes iguales. Logra transmitir el dolor y violencia del protagonista.

5. Por culpa de una flor, María Medem

Portada del libro Por culpa de una flor, María Medem

La protagonista de Por culpa de una flor vive en una aldea tan solo habitada por perros y salamanquesas. Todos los pueblos cercanos se han vaciado, todas las tierras parecen yermas. En la suya, crece una flor que le recuerda a cuando todo iba mejor.

Apúntate a nuestra newsletter

Únete a nuestra comunidad. Así podremos invitarte a los eventos que organizamos y estarás al tanto de convocatorias y concursos.